Por: Jorge Tovar

Edad y valor de los mundialistas: Una anomalía

Hace un tiempo, para la Copa América Centenario, hice un ejercicio básico para establecer la edad óptima de un jugador. Entonces utilicé la información de transfermkt.com sobre el valor del mercado de los jugadores. En aquella ocasión encontré que la edad óptima era de 25 años. El mismo ejercicio para el Mundial de Rusia resulta en una anomalía digna de estudiar.

Para el ejercicio de Rusia 2018 utilizo los 23 jugadores que cada selección anunció el 4 de junio de 2018. La curva que encuentro no es ya una campana, con el máximo cerca de los 25 años. Para mi sorpresa, realizando el mismo ejercicio de entonces, es decir, suavizando la curva mediante simples técnicas econométricas, la curva que encuentro es descendiente. Es decir, en promedio los jugadores más costosos eran los más jóvenes, aquellos de 19 y 20 años. Miré los datos en detalle.

Los más costosos son los que todos conocemos: Neymar, Messi, Salah. El brasileño, con un valor de mercado de 180 millones de euros tiene 26 años; el argentino, avaluado en otro tanto, tiene 30; y el faraón de 25 años cuesta 150 millones de euros. Bajando en la lista están De Bruyne, quien con 25 años está avaluado en 150 millones de euros, los mismos que Kane a sus 24. Hasta aquí pocas sorpresas.

Al llegar al sexto jugador más caro del Mundial encuentro la anomalía: Kylian Mbappé. A sus 19 años está avaluado en 120 millones de euros. La locura del mercado, aquella que desató el fichaje de Neymar y que sigue en pleno apogeo hoy día, valora a jóvenes prospectos en cifras otrora reservadas para leyendas del fútbol. Mbappé podría llegar a serlo, pero aún está lejos de ello.

El desorbitado precio de Mbappé sesga a tal punto el ejercicio que encuentro que la edad óptima de un jugador es a los 22 años, aproximadamente. Además, el segmento de edad en el que los jugadores se avalúan a un precio más alto es el de los 19 años. Esto porque sólo hay 7 jugadores de 19 y todos, por supuesto, lejos del avalúo del francés. Apenas el inglés del Liverpool, Trent Alexander-Arnold se le acerca. Cuesta 25 millones de euros.

En consecuencia, opto por retirar del ejercicio a Mbappé. La gráfica muestra el resultado. La edad óptima de un jugador es de alrededor de 25 años. Son 736 futbolistas, uno tiene la capacidad de sesgar los resultados. El francés es una anomalía estadística, aún no futbolística. En el PSG demostró nivel en la liga francesa, incluso en partidos de la Champions. Pero el día que tocaba liderar al equipo, el día del Real Madrid, como todos, poco mostró. El par de pinceladas no parecen suficientes para justificar ese precio. Si Mbappé sigue la progresión futbolística que su precio sugiere, ¿cuánto llegará a costar a los 25 años?

¿Es un Messi, un Maradona, un Pelé? Quizás en el Mundial, la verdadera sorpresa sea él. Para bien, o para mal.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

Modric, el triunfo de los “expertos”

Fútbol sudaca

Es crack. ¿Qué pasa con James?

Nuestro fútbol

¿Cómo marca goles el Deportes Tolima?