Por: Yohir Akerman

Edificios de las viudas

El conjunto queda en pleno corazón de El Poblado, en Medellín, y se denomina “Torres de Benarés”, pero la gente los identifica como los edificios de las piscinas en los balcones, ya que cada balcón cuenta con una piscina privada. (Ver Fotos).

Algunos más sagaces los llaman los edificios de las viudas porque fueron construidos por Gerardo Kiko Moncada y Fernando el Negro Galeano, socios de Pablo Escobar en el Cartel de Medellín, y quienes fueron asesinados por su patrón en 1992 por haber escondido de la organización 23 millones de dólares en una caleta.

Estos eventos se conocieron como “La Masacre de La Catedral”, puesto que fueron asesinados en la supuesta cárcel donde estaba preso Escobar y sus secuaces, y desataron un nuevo episodio de violencia en la capital antioqueña que tiempo después dejaría una mancha negra en esta construcción.

Pero no por mucho tiempo.  

Según un reportaje de Vice del 3 de mayo de 2016 sobre la arquitectura de los narcos, estos apartamentos, apetecidos por los extranjeros, cuentan con los más anhelados lujos, ya que, fuera de tener piscinas privadas en cada una de las residencias, los dúplex también tienen cámaras de bronceo empotradas en las paredes y baños turcos privados. (Ver “Nar-decó”).

Un spa.

De esta maravilla de la ingeniería y adefesio de la ostentación sale y entra constantemente una caravana de escoltas que cierran el paso de la calle 5º sur, conocida como la loma de los González, un importante conector entre la avenida El Poblado y la avenida de Las Palmas.

Esto ha generado constantes denuncias de los ciudadanos en las redes sociales por el problema que ocasiona el bloqueo de la calle, pero también quejas formales, como la denuncia número 670249 del 13 de enero de 2016. (Ver Queja Ciudadana).

Es importante recordar que, fuera de la caravana presidencial, ningún escuadrón de escoltas tiene autorización de alterar el tráfico a su favor, cerrar el tránsito o bloquear calles; al contrario, como todos los usuarios de la vía, están regidos por el Código Nacional de Tránsito y, por lo tanto, pueden ser multados por no respetar las normas.

Ignorando eso el 1 de marzo de 2016, el subsecretario de Seguridad Vial y Control de la Secretaría de Movilidad de Medellín respondió a la queja 670249 estableciendo que en el caso de ese edificio era y seguiría siendo legal la detención del tráfico vehicular por la importancia del dignatario protegido. (Ver Radicado Ciudadana).

Vaya, vaya, vaya.

Entonces, ¿quién es el importante dignatario que vive en el edifico de las viudas que además cuenta con el mismo privilegio del presidente de la República, incluso defendido por la entidad encargada de proteger la movilidad de la ciudad?

El penthouse 903 de la torre 2 de ese conjunto tiene un poco más de 600 metros y una vista envidiable. Desde hace cinco años el propietario de ese apartamentazo es el doctor Luis Emilio Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia y exalcalde de Medellín.

El certificado de tradición del bien muestra que el 18 de abril de 1988 ese apartamento era de propiedad de la compañía Torres de Benarés Ltda., de los señores Moncada y Galeano, y que el 31 de agosto de 1989 se realizó una compraventa a nombre de Inversiones Mónaco Cura Vergara y CIA S.C.S, también en manos complicadas. De ahí en adelante el inmueble ha estado en propiedad de personajes interesantes. (Ver Matrícula 001-504385).

Según los registros públicos, el doctor Pérez compró el apartamento a Claudia María, Hernán Darío y Olga Lucía Villegas Villegas el 20 de junio de 2012 por la suma de 530 millones de pesos, un negocio muy bien logrado ya que parece un valor bastante inferior al del mercado para ese tipo de apartamentos. Una prueba es que en la actualidad se ofrecen propiedades similares por hasta casi cuatro veces esa suma. (Ver Transacción).

Uno de los vendedores, el señor Hernán Darío Villegas Villegas ha tenido dos contratos con la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare, entidad controlada por la Gobernación de Antioquia. Uno es del 2008 y el otro de 2011. (Ver Contratos).

Coincidencia desafortunada.

Como desafortunados también son los manejos por parte de la Secretaría de Movilidad a las quejas de los ciudadanos, que tendrán que seguir aguantando que los escoltas del señor gobernador bloqueen la calle y afecten la movilidad, todo por un privilegio que no debería tener, como lo dice la ley.

@yohirakerman

akermancolumnista@gmail.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Una vieja estrategia

El cáncer de la salud

Agro Inteligencia Segura

Memoria

La joya de Bogotá