¿Recorriendo el mismo camino?

Este domingo se celebrarán en el Valle unas elecciones bastante atípicas. Los ciudadanos escogerán a un gobernador que reemplazará al destituido Héctor Fabio Useche, condenado —en segunda instancia— por la Contraloría General de la República en marzo de 2012 y obligado a abandonar su cargo por cuenta de un detrimento patrimonial de más de $40 mil millones.

Los candidatos para ocupar el puesto de gobernador son tres: Ubéimar Delgado, miembro de la llamada Unidad Vallecaucana (Partido Verde, Partido de Unidad Nacional, Partido Liberal y Partido Conservador); Carlos Arbey González Quintero, del Polo Democrático Alternativo, y Francined de Jesús Cano, por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades (MIO).

Pese a que las autoridades electorales ya han empezado a preparar los comicios, las cosas en el Valle no pintan muy bien. Esa región, que antaño era un modelo para el país, se dejó llevar por la corrupción, el nepotismo, el tráfico de influencias y el incontrolable deterioro moral producto del narcotráfico. Alguien tiene que entrar a rescatar uno de los departamentos más importantes del país y poner orden en la casa. La responsabilidad de la ciudadanía, la de hacer una veeduría sana, es fundamental en todo este proceso democrático. Es hora, pues, de limpiar un poco los engranajes para iniciar el camino hacia la recuperación.

El camino no es nada fácil, sin embargo. Un buen susto nos invadió a todos cuando supimos que el Juzgado 5° de ejecución de penas en Cali le otorgó libertad condicional al polémico exsenador Juan Carlos Martínez, condenado por el escándalo de la parapolítica y sus relaciones con el bloque Calima de las autodefensas. Martínez, se sabe, es un hombre poderoso, que tiene una influencia descomunal en la política valluna y que podría interferir malsanamente en todo este proceso. Enhorabuena, al momento en que se escribieron estas líneas, se había entregado nuevamente a las autoridades para atender una orden de captura —con fines de indagatoria— proferida por el fiscal 24 de la Unaim, ya que ahora se levantan contra él cargos de presuntos nexos con narcotraficantes.

Hay que tener mucho cuidado. Hay que vigilar a Martínez, porque en unos pocos días pudo ajustar su cuota política y distorsionar el camino de cualquiera de los tres candidatos, sobre todo cuando se sabe que el MIO es su movimiento político (el que avaló a Cano en la candidatura), pero también que, como lo reveló el portal La Silla Vacía hace cuatro días, tuvo una relación en el pasado con Ubéimar Delgado, el candidato más sonado del momento.

La resistencia desde los medios, la sociedad y la opinión pública está exhortando a la gente para que dé un contundente voto en blanco y así pueda renovarse toda la lista de candidatos. ¿Es la mejor opción? Podría ser, aunque tiene un costo político relativamente alto: la interinidad continuaría en el Valle y aquel que tome las riendas para sacar esta región de la pesadilla en la que se encuentra se demoraría en aparecer. Está en manos de la ciudadanía razonar su voto este domingo: examinar a los candidatos, analizar su pasado, mirar las cuotas políticas que representan. Pero también está en ella algo muy simple: no dejar que la maquinaria corrupta actúe sobre ellos.

Un rédito momentáneo y personal no se equipara, en nada, al bienestar de toda una región. El renacer del Valle depende estrictamente de los ciudadanos. Muy frescos están en la memoria los nombres de Héctor Fabio Useche y Juan Carlos Abadía como para que toda la población del Valle quiera echarse la soga al cuello una vez más. Ojalá por una vez hagan caso a un argumento racional más que a un impulso momentáneo o un interés coyuntural.

356061

2012-06-29T00:37:17-05:00

article

2013-09-18T12:35:44-05:00

ee-admin

none

Editorial

¿Recorriendo el mismo camino?

30

3454

3484

 

Con el permiso de sus señorías...

La fotografía de un asunto mayor