Publicidad
15 Aug 2022 - 5:00 a. m.

Bienvenidos los diálogos con el Eln

La apuesta por la paz es necesaria y con el Eln ya hay un camino adelantado si el grupo sigue mostrando voluntad. / Fotografía: Ernesto Mastrascusa (EFE).
La apuesta por la paz es necesaria y con el Eln ya hay un camino adelantado si el grupo sigue mostrando voluntad. / Fotografía: Ernesto Mastrascusa (EFE).
Foto: EFE - Ernesto Mastrascusa

Es una buena noticia que se reanuden los diálogos de paz con la guerrilla del Eln. También lo es que, en medio de ese proceso, Colombia esté cambiando su postura con respecto a Cuba, que ha sido garante de nuestros diálogos de paz y fue vapuleada diplomáticamente durante la presidencia de Iván Duque. No será fácil llegar a un acuerdo, pues estamos ante un grupo armado con dinámicas distintas a las de las Farc y con negociadores que llevan fuera del país mucho tiempo, desconectados de las bases de militantes. Empero, la apuesta por la paz debe ser firme y siempre tendrá nuestro respaldo.

La historia de lo ocurrido durante el gobierno de Iván Duque con el Eln es compleja de contar. Es cierto que el Gobierno pasado llegó con un mandato lejano a un posible acuerdo con la guerrilla, lo que dificultó de entrada los diálogos, pero también es verdad que el grupo armado actuó con crueldad muchas veces. Como le dijo a El Espectador Vicente Carreño, congresista de Arauca por el Centro Democrático, “cuando se cayeron los diálogos respondieron poniendo una bomba en la Escuela General Santander, matando a un poco de muchachos”. Es cierto: no solo asesinaron a 22 personas en esa ocasión, sino que después siguieron sembrando terror con atentados y, en particular, con secuestros. Lo dijimos varias veces en editoriales dedicados al mismo tema: sin muestras serias de voluntad de paz, los diálogos son imposibles.

Eso parece haber cambiado. El Eln ha hecho dos gestos que son suficientes para darle legitimidad por lo menos al inicio de los diálogos: decretó un cese al fuego y la semana pasada liberó a nueve personas que llevaban un mes secuestradas. Según representantes del Gobierno de Gustavo Petro, los acercamientos de la semana pasada en La Habana mostraron que la voluntad de paz es seria. Así que: bienvenidos los diálogos y que se reanuden sin perder lo avanzado durante la administración de Juan Manuel Santos. No en vano, llevamos hablando con la guerrilla desde el 2014.

Hay retos, por supuesto. Por un lado, como le dijo a El Espectador Egoitz Gago Antón, director de la maestría de Conflicto y Paz de la Universidad Javeriana, “una dificultad inherente es que el Eln funciona de manera más horizontal que, por ejemplo, lo hacían las Farc. Los frentes de Chocó y Arauca funcionan de manera más independiente al Comando Central, lo cual puede dar problemas a la hora de poner una agenda”. La delegación del Gobierno debe pedirles a los negociadores del Eln pruebas de que, en efecto, representan la voluntad de todo el grupo. No podemos correr el riesgo de que haya tantas disidencias como ha ocurrido con el acuerdo que se hizo con las Farc.

El resto de complicaciones son obvias: qué pactar y cómo hacerlo, además del diálogo entre visiones diferentes de la realidad colombiana. Quizás el mandato popular con el que llegó Gustavo Petro a la Casa de Nariño ayude a tender puentes con la guerrilla, que debe entender que este es el momento para dejar las armas. También se deben aprovechar las instituciones que ya existen gracias al acuerdo con las Farc: todo el sistema de justicia transicional puede extenderse para lo correspondiente al Eln.

Finalmente, Álvaro Leyva, canciller colombiano, dijo que, “de manera ininterrumpida, Cuba ha acogido en su territorio a delegados de los gobiernos colombianos y ha aprendido a alcanzar la paz nacional con grupos alzados en armas”, y se opuso a la calificación de la isla como nación patrocinadora del terrorismo. Era un acto necesario, luego de que el anterior Gobierno ejerciera una presión indebida sobre un país que nos ha extendido la mano.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Síguenos en Google Noticias