El continuismo va a segunda vuelta en Guatemala

Con lo que parece ser un acuerdo entre los distintos actores políticos, empresariales y de las Fuerzas Armadas, se estaría garantizando una continuidad en el gobierno que frenaría preocupantes investigaciones y permitiría la impunidad que ha prevalecido en el país. / Foto: AFP

Las elecciones del domingo pasado en Guatemala ubican a la ex primera dama Sandra Torres y a Alejandro Giammattei como los dos candidatos que se disputarán la Presidencia en la segunda vuelta, el 11 de agosto. De esta manera las esperanzas de un cambio para frenar la corrupción, cáncer que corroe al país, o de una mejora sustancial en las condiciones sociales, que llevan a miles de migrantes ilegales hacia Estados Unidos, parecen cada vez más lejanas.

Torres, quien alcanzó un 25 % de los votos y logró un importante aumento en la participación de su partido, Unión Nacional de la Esperanza (UNE), en el Congreso, se perfila como la más opcionada para llegar a la primera magistratura. Sin embargo, y según algunos analistas, la ex primera dama tiene señalamientos complejos ante manejos no aclarados por cerca de US$20 millones, que hicieron parte de un posible financiamiento ilícito de su anterior campaña presidencial. La acusación la hizo la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). Esta Comisión, creada por la ONU en el marco de la lucha contra la corrupción en el país, venía adelantando una excelente labor que permitió llevar a cabo más de cien investigaciones contra altas personalidades o personas poderosas.

La principal opositora que, en su momento, tuvo Sandra Torres fue la exfiscal Thelma Aldana, quien, junto a la Cicig, habría tocado demasiadas fibras sensibles en su lucha sin cuartel contra la corrupción y la impunidad. Ese había sido el principal motivo por el cual resultó electo el actual presidente, Jimmy Morales. Una sociedad hastiada de ver cómo se desfalcaba al Estado desde todas las esferas públicas y privadas vio con decepción cómo Morales, además de familiares cercanos y miembros de su gobierno, terminaron involucrados en las investigaciones de la propia Comisión. Esto llevó a que el actual jefe de Estado decidiera expulsar a su comisionado, el exmagistrado colombiano Iván Velásquez Gómez, y no prorrogara el mandato de la Cicig.

Al parecer, con el apoyo de la actual fiscal y de aliados dentro de las altas cortes y de entidades del Estado, Aldana fue excluida de la contienda, lo que le dejó abierto el camino electoral a Torres. Así las cosas, y con lo que parece ser un acuerdo entre los distintos actores políticos, empresariales y de las Fuerzas Armadas, se estaría garantizando una continuidad en el gobierno que frenaría las preocupantes investigaciones que adelantaba la Comisión de la ONU y permitiría regresar a la impunidad que ha prevalecido en el país.

El rival de la ex primera dama será Alejandro Giammattei, quien parece ser el candidato perfecto a derrotar. Ha participado en las últimas seis elecciones “sin ninguna fuente de ingresos transparente que se le conozca”, según un analista. En 2006, en su única actuación gubernamental frente al Sistema de Presidios, ocurrió una masacre durante la retoma de una cárcel. Aunque un tribunal lo absolvió, al no encontrar responsabilidad en ciertas decisiones, sí determinó que se habían llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales.

Todo lo anterior se da en medio de un ambiente regional complejo, pues del Triángulo Norte, que comparte Guatemala con El Salvador y Honduras, parten a diario las caravanas de migrantes que buscan llegar hasta Estados Unidos. Con unas cifras de pobreza superiores al 60 % y la mencionada corrupción e impunidad, buscan un mejor futuro en el país del norte. No se ve que este fenómeno vaya a disminuir a corto ni mediano plazo. Andrés Manuel López Obrador, presidente mexicano, parece haber sucumbido ante las amenazas de Donald Trump frente al tema. AMLO desplegó unos 6.000 soldados en la frontera con Guatemala para frenar el tránsito de caminantes. ¿Será la opción a futuro que los gobiernos de la región se dediquen a aplicar políticas represivas en vez de encontrar solución a los muy graves problemas sociales que viven varios de estos países?

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected].

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

 

últimas noticias

Y mientras debatimos, la paz avanza

La buena racha deportiva colombiana

La perpetua tentación del populismo punitivo