La paz con el Eln depende de la guerrilla

Noticias destacadas de Editorial

Esta semana se volvió a hablar a nivel nacional de la guerrilla del Eln. Sobre la pregunta de si la puerta para reanudar una negociación de paz con ese grupo está cerrada del todo, el Gobierno Nacional reiteró su razonable posición de que no se puede conversar mientras varias personas permanezcan secuestradas. Ahora que estamos cerca de terminar un año que empezó con el cruel atentado de esa guerrilla contra la Escuela General Santander, que dejó 22 cadetes muertos, los líderes guerrilleros deberían atender los llamados de dar muestras certeras de voluntad de paz. Su terquedad y arrogancia, que venimos denunciando desde que se sentaron a dialogar con la administración de Juan Manuel Santos, están alargando un conflicto que no debería seguir atormentando a los colombianos.

Dos hechos nos recordaron, como si hiciesen falta esos amargos recordatorios, lo insensata que es la guerra y la importancia de poder desarmar al Eln. Cuando un grupo de ocho soldados estaban erradicando cultivos ilícitos en Montecristo, al sur de Bolívar, cayeron en un campo minado y quedaron heridos. Según el Ejército, el campo “fue instalado por las redes de apoyo al terrorismo del frente Guillermo Ariza” del Eln.

La otra noticia fue una carta enviada por los obispos de Cali, monseñor Monsalve; de Quibdó, monseñor Barreto; de Istmina, monseñor Álvarez, y de Apartadó, monseñor Torres, donde le pedían al Eln la liberación de Freddy Arlendy Rangel, Diana María Toro y Tulio Mosquera Asprilla. “Este gesto de ustedes”, escribieron, “lo consideramos apremiante para impulsar acuerdos de convivencia, tan necesarios en la región. Que en esta Navidad de 2019 las familias que han sufrido la retención de sus seres queridos tengan la alegría de recibirlos sanos y salvos en sus hogares”. No es justo que, después de tantos años de conflicto, en Colombia tengamos que seguir haciendo llamados para que las familias puedan reunirse en Navidad.

Por esto, y por una carta enviada por varios intelectuales de alto nivel pidiéndole al Gobierno Nacional que evaluara reabrir los diálogos con el Eln, el presidente Iván Duque se manifestó. “Si el Eln tiene un compromiso de paz con Colombia, tiene que liberar a todos los secuestrados y ponerles fin a las acciones criminales”, dijo. Lo propio dijo Miguel Ceballos, alto comisionado para la Paz, en entrevista con El Espectador: “El Eln debe saber leer el momento histórico, como se lo pidió otra carta hace unas semanas dirigida por personas de la sociedad civil muy representativas (...) las puertas estarán abiertas si se cumplen las condiciones”.

En medio de la necesaria actitud de firmeza en contra del crimen, la administración Duque está enviando un mensaje muy claro: desde el Gobierno hay voluntad de llegar a una paz negociada. Ahora, como en tantos otros momentos en los últimos años, la pelota está en la cancha de una guerrilla que no ha podido demostrar que tiene una unidad de mando, necesaria para negociar, ni mucho menos la intención de ceder en sus peores prácticas. Hasta el cierre de esta edición no ha habido respuesta de la guerrilla, ni a la carta de los obispos, ni a los mensajes del alto comisionado y del presidente. No obstante, el Eln ya ha dejado en libertad de manera unilateral a 21 secuestrados en Arauca, Chocó y Catatumbo.

No hay motivos para seguir secuestrando, atentando contra los bienes públicos ni colaborando con el narcotráfico. No hay victoria posible para el Eln, ni en la práctica ni en el ámbito discursivo y simbólico. Qué gran regalo le darían al país si, en una muestra de humildad y sentido común, deciden terminar el año abriendo ellos la puerta para alcanzar la paz.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.