“Haremos cercos epidemiológicos en algunos barrios de Cartagena”, Duque sobre la COVID-19

hace 3 horas

Los líderes regionales y la pandemia

Varios líderes mundiales están dando pésimos ejemplos en medio de esta crisis. / Foto: EFE

En momentos de grandes crisis, como la que se vive alrededor del planeta por culpa del COVID-19, los pueblos exigen de sus gobernantes que den lo mejor de sí para tomar medidas y afrontar la tormenta. El liderazgo y la visión a largo plazo son cualidades que deben acompañar a quienes dirigen los destinos del mundo. Infortunadamente, algunos de ellos, en especial en este hemisferio, no han actuado con la presteza que se esperaba o han minimizado los riesgos, sobre la base de intereses económicos o electorales.

En estos días se ha repetido que este no es un momento para caer en el pánico. Es cierto. Pero tampoco se trata de enfrentar una gripa que solo afecta a ancianos. En esta coyuntura, donde se requiere un equilibrio, y se deben sopesar todos los argumentos a favor y en contra de las decisiones a tomar, no puede haber duda de que lo que debe primar es la salud de los seres humanos. Una consideración que privilegie solo lo económico amenazaría a futuro principios básicos como la convivencia, la solidaridad o la propia supervivencia de la humanidad.

China ha dado un ejemplo al mundo de manejo eficiente para controlar la pandemia que se originó en su territorio. Adicionalmente, controlado el virus, está ofreciendo ayuda y asistencia en equipos médicos y otros elementos a países que así lo necesiten. Sin embargo, como lo señaló la periodista Ángela Patricia Janiot, “es hora de que el gobierno de Xi Jinping empiece también por dar una explicación a la comunidad internacional y pida perdón al mundo. Hoy más que nunca nos hemos percatado de que China, con su abuso, autoritarismo y oscurantismo, ha empujado a la humanidad al borde del colapso”.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump genera nuevamente polémica por la forma en que ha afrontado esta crisis. De caricaturizar el tema, pasó a minimizarlo cuando se dio cuenta de su magnitud. Lo cierto es que Trump ha querido priorizar lo económico ante la posibilidad de una recesión, con altas cifras de desempleo y en pleno año electoral. Su país ya tiene la mayor cantidad de casos del coronavirus en el mundo y, como lo ha advertido en repetidas ocasiones el doctor Anthony Fauci, director del Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas, lo peor está por venir. No es la primera vez que el reconocido doctor Fauci ha tenido que corregir en público las desatinadas declaraciones del presidente. En EE.UU. han sido los gobernantes estatales y locales los que han manejado el tema con la prudencia y seriedad que amerita.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) también ha sido objeto de fuertes críticas, pues no solo ha ignorado las recomendaciones mundiales, sino que, exhibiendo un folclorismo innecesario, mantuvo su participación en actos públicos masivos, donde abrazó y besó a los asistentes. Además, ha aparecido en videos invitando a la gente a salir a la calle y visitar restaurantes; ha mostrado unos amuletos que considera son sus “guardaespaldas” contra el coronavirus y ha dicho que su “escudo protector” contra la pandemia es la honestidad.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro se enfrenta a una rebelión de los gobernadores estatales, pues tras minimizar la crisis, diciendo que es una gripa y que hay que proteger solo a los ancianos, ordenó levantar las medidas de cuarentena establecidas a escala regional. El gobernador del estado de São Paulo, aliado suyo, le dijo a Bolsonaro: “Usted es el presidente y debe poner el ejemplo. Usted debe ser el representante para comandar, guiar y dirigir a este país, no dividirlo”. Tiene razón.

Con ese tipo de ejemplos, emanados de algunos de los gobernantes más importantes del hemisferio, se genera un innecesario ambiente de preocupación regional, que se suma al ya difícil ambiente de temor frente a la pandemia del COVID-19. Se debe gobernar por y para los ciudadanos, no por mezquinos cálculos electorales.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected].

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

911683

2020-03-28T00:00:00-05:00

article

2020-03-28T03:35:53-05:00

jrincon_1275

none

El Espectador

Editorial

Los líderes regionales y la pandemia

37

4934

4971

 

 

A cumplirle a la justicia, sin tanta pataleta

Daniel Ortega y la pandemia en Nicaragua

Liberen a los adultos mayores