Perú se divide

Pedro Pablo Kuczynski tendrá la titánica tarea de gobernar un país profundamente dividido, en el cual su contendora cuenta con mayoría en el Congreso.

La estrecha votación le impone al nuevo presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, la necesidad de empezar a unir a un país polarizado. / AFP

“Queremos un país unido y conciliado, estoy listo a dialogar” afirmó Pedro Pablo Kuczynski (PPK), luego de que la autoridad electoral del Perú confirmara que quedó en primer lugar tras un apretado resultado en la elecciones del pasado domingo. Faltando aún algunas actas por contabilizar, PPK supera a Keiko Fujimori por tan sólo 41.438 votos, 0,3 % de diferencia. El ganador tendrá la titánica tarea de gobernar un país profundamente dividido, en el cual su contendora cuenta con mayoría en el Congreso. Vienen tiempos difíciles.

Keiko, representando a Fuerza Popular, había arrancado con una ventaja relativamente cómoda para la segunda vuelta. La apoyaban personas de las clases menos favorecidas, en especial en las zonas rurales. El recuerdo de los años en que su padre gobernó el país con mano de hierro y cierta prosperidad, que se tradujo en un populismo de derecha, continúa vivo entre millones de peruanos. Sin embargo, la distancia con PPK se fue acortando poco a poco y llegó a empate técnico en los últimos días de la campaña. El golpe de suerte para Peruanos por el Kambio vino cuando Verónika Mendoza, la excandidata del Frente Amplio, de izquierda, anunció su apoyo a Kuczynski. Como suele suceder en las contiendas electorales, más que un apoyo a favor del ganador, en este caso las urnas terminaron expresando una vez más el temor, al menos del 50,12 % del electorado, a que la hija del condenado expresidente Alberto Fujimori llegara al poder.

Pese a que, en un principio, el fujimorismo se reunió y dejó escuchar voces de incomodidad con la decisión de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), que consideraba apresurada, ayer finalmente la derrotada Keiko Fujimori dijo: “Aceptamos democráticamente resultados de ONPE”. Sin embargo, a renglón seguido agregó que “Fuerza Popular ha recibido el encargo de ser oposición y ese será el rol que vamos a cumplir con firmeza”.

El trabajo, en adelante, va a ser en consecuencia muy intenso para PPK. Es un economista de amplia trayectoria nacional e internacional. Según quienes lo conocen, es un hombre conciliador, aunque no débil. De ahí que la tarea de lograr consensos sobre temas prioritarios, como la reactivación económica del país, así como el problema de la inseguridad, serán esenciales en este período hasta que asuma la Presidencia formalmente. No hay que olvidar que Keiko Fujimori fue la gran abanderada de la lucha contra la inseguridad y ese será un campo en el cual podrán encontrar terreno común para futuras negociaciones.

Por ahora, quien queda como gran perdedor en esta historia es el actual presidente de Perú, Ollanta Humala, quien tiene el sol a la espalda y de la peor manera posible. Las encuestas lo tienen hundido en la aceptación popular. Su esposa, Nadine Heredia, es investigada por los aportes que recibió su esposo en las dos campañas anteriores. La primera dama fue considerada el verdadero poder detrás del poder y se desempeña además como presidenta del Partido Nacionalista, que aglutina al mermado oficialismo.

En los próximos días le corresponde al Jurado Nacional de Elecciones la proclamación oficial del nuevo presidente. Primero habrá que decidir sobre las actas impugnadas y observadas. De allí en adelante, Pedro Pablo Kuczynski tendrá en sus manos un gran reto y la oportunidad como primer mandatario para lograr la anhelada unidad en Perú.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a [email protected]

 

últimas noticias

Medida necesaria, transición errada