Todo cambia para seguir igual en Cuba

Noticias destacadas de Editorial

El Partido Comunista Cubano llevó a cabo su VIII Congreso, en el cual se ungió al actual presidente, Miguel Díaz-Canel, como máximo líder en la isla. Es la primera vez, desde la revolución en 1959, que un Castro no será parte de la cúpula dirigente, luego de que Raúl decidiera dar un paso al costado y se retiraran con él otros dos jefes históricos que ocupaban cargos esenciales en el poder. Este necesario cambio generacional no ha venido acompañado de la esperada apertura democrática, pues se mantiene el esquema dictatorial de partido único y las tímidas reformas de apertura en la economía serán controladas. Difícil panorama para un país que vive gran tensión social por la insatisfacción ciudadana y la represión del régimen.

La estrategia de continuidad, diseñada por Raúl Castro, se ha ejecutado paso a paso. En 2018 fue el nombramiento de Díaz-Canel, su delfín, como su reemplazo en la presidencia. Ahora se oficializa no solo el retiro de Raúl a los 89 años, sino el de José Ramón Machado Ventura, de 90, y Ramiro Valdés, de 88. Con este remezón, previamente convenido, se reforma el Buró Político, y un civil, Miguel Díaz-Canel, tendrá como presidente y primer secretario el control político y el militar, así como el manejo de Gaesa, la corporación empresarial del Ejército que controla las más importantes esferas de la economía. En sus palabras ante el Congreso, no dejó dudas sobre quién será el verdadero fiel de la balanza al decir que su mentor, Raúl Castro, “continuará presente” y se le seguirán “consultando” las “decisiones estratégicas del futuro de la nación”.

Este relevo generacional no les permitirá a los nuevos integrantes de la cúpula maniobrar fácilmente, en caso de que tuvieran la voluntad de hacerlo, para poner en práctica los urgentes cambios que reclama la sociedad cubana. La represión del régimen contra movimientos como el de San Isidro, cuya bandera la han asumido los artistas, no ha acallado las diversas manifestaciones de descontento. En las redes sociales, que poco a poco ha permitido el gobierno, se han hecho virales videos como el de Patria o vida, el nuevo himno de las protestas pacíficas. La escasez de alimentos y de elementos básicos del día a día tiene aburrida a la población. Quienes cuentan con acceso a divisas pueden adquirirlos en tiendas especiales donde pagan con una tarjeta magnética MLC (Moneda Libremente Convertible), que es respaldada con moneda extranjera. Todo esto, en medio del fracaso del modelo de economía centralizada y de la crisis generada por el COVID-19, así como las sanciones impuestas por Donald Trump.

A pesar de algunas críticas a los problemas endémicos, como el “exceso de burocracia (y) problemas estructurales del modelo económico”, la esperada respuesta de una cirugía mayor no se dio en el VIII Congreso. Se ha mencionado que el modelo de Vietnam, de apertura en lo económico y de concentración del poder en lo político, sería el ideal para el régimen. Sin embargo, a pesar de que se acepta la importancia de las llamadas “formas de gestión no estatal”, es decir, la iniciativa privada y el cooperativismo para sacar al país de la actual crisis, se les considera como un complemento a la economía centralizada y serán controladas. Dicha apertura, como lo mencionó Raúl Castro, tendrá límites, pues implicaría poner en práctica un “sistema no estatal de comercio”, lo que supondría “la destrucción del socialismo”.

Una economía mixta y una apertura hacia la democracia habrían sido signos positivos en el camino correcto. No fue así. En medio de esta crítica situación habrá continuidad en el modelo político, con un partido “único, martiano, fidelista, marxista y leninista”. En lo económico, vendrán algunas reformas que amplíen la injerencia de la iniciativa privada para paliar el desabastecimiento. Mientras tanto, todo parece indicar que continuarán las protestas pacíficas y la respuesta del régimen será el aumento de la represión.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes: