Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria
Horizontes

Educación y el maestro

“Maestro es una persona que enseña o forma, especialmente aquella de la que se reciben enseñanzas muy valiosas”, dice el diccionario. Maestros son nuestros padres, que nos guían, nos enseñan, nos corrigen, pero existe un maestro, el de la escuela, el del colegio, que nos educa, que nos da conocimiento, que nos enseña a convivir y comportarnos en grupo.

El 15 de mayo, Colombia celebró el Día del Maestro, y hoy quiero manifestarme y hablar de la importancia de los maestros en nuestras vidas y en nuestra sociedad. El maestro tiene un papel fundamental como transformador de la sociedad. Ser maestro es una de las profesiones que requieren más dedicación y una vocación de servicio. De ellos depende que los niños y adolescentes adquieran la mayor cantidad de conocimientos y se desarrollen como personas de bien en la sociedad. La educación en valores es esencial y tomo entonces la frase de Benjamín Franklin: “Educar en la igualdad y el respeto es educar contra la violencia”.

Son numerosas las organizaciones internacionales que han destacado el papel del docente en el progreso de la educación y la importancia de su continua formación. Y es así como tomo la frase del escritor estadounidense William Arthur Ward: “La enseñanza es más que impartir conocimiento, es inspirar el cambio. El aprendizaje es más que absorber hechos, es adquirir entendimiento”. Y ese es el aporte de los profesores a nuestra vida. El maestro igualmente tiene una tarea esencial y es la de despertar curiosidad, la de promover y fomentar el aprendizaje, el querer saber más.

Es esencial, entonces, tener maestros preparados con conocimientos actualizados dentro del sistema educativo, que generen confianza en la familia y especialmente en los padres. Si bien el sistema debe dar educación primaria gratis a los niños, es esencial igualmente una continua educación a los maestros y las herramientas necesarias para hacerlo. Es fundamental mejorar la calidad, fortalecer las competencias docentes, estandarizar la enseñanza, permitiendo el ingrediente personal, y profundizar los intereses de cada uno.

Los maestros no son sólo guías del conocimiento, sino de la vida, y juegan un papel esencial en el desarrollo y el progreso de nuestro país. La educación es palanca de promoción y movilidad social. En ellos está el estandarte de nuestro desarrollo social y de los valores que guían la convivencia en sociedad. Es importante valorar su trabajo. Los padres tendrán que complementar y aportar su parte. A todos los maestros, nuestro homenaje y agradecimiento. Necesitamos la mejor enseñanza, la mejor educación, la mejor calidad. La educación es una herramienta que dignifica al hombre, que lo lleva a la construcción de su propio destino, que le permite actuar con libertad y responsabilidad. La educación de todos es esencial en el futuro de nuestro país.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción