Por: Carolina Botero Cabrera

El 301 es un instrumento de matoneo

El 301 es una lista negra anual y pública de la oficina de comercio de EEUU (USTR) que clasifica en 3 niveles de prioridad el incumplimiento por propiedad intelectual de sus socios TLC.

Las fuentes, la intención y el contenido del 301 son ilegítimos. ¿Dónde queda la soberanía estatal si EEUU decide solito que tiene la autoridad para pasar al tablero y acusar, lista en mano, a sus compañeros? USTR actúa unilateralmente, desconociendo el procedimiento acordado para resolver conflictos comerciales en la Organización Mundial del Comercio (OMC) que EE.UU impulsó en los 90 y que es obligatorio. El 301 es una pataleta que por el peso de quien la ejerce tiene efectos indeseables: los países en la lista son presionados para modificar sus políticas públicas.

Pero, además, la presión es desequilibrada, pues la consulta pública que hace USTR es inadecuada, provocando resultados arbitrarios y caprichosos. Por ejemplo, PhARMA afirma este año que Colombia viola compromisos internacionales, criticando recientes cambios al sistema de salud en patentes y control de precios(1). Cuando USTR en el 301 acoge solamente los argumentos de quienes dependen de la explotación de la propiedad intelectual (nunca menciona otros), para jalar las orejas del gobierno de turno, está desconociendo que una “adecuada y efectiva protección” es una fórmula variable. Cada país incluye legítimamente en su análisis consideraciones que también son fruto de compromisos internacionales sobre derechos fundamentales de sus ciudadanos que, por otra parte, suelen ser insuficientes, precisamente porque localmente esas industrias tienen un gran lobby.

Colombia está en el 301 hace años. Este año el gobierno presentó por primera vez comentarios a USTR en los que dice lo que ya sabemos: que como país ha cumplido la tarea (demasiado bien) para proteger la propiedad intelectual. Eso sí, guarda silencio sobre su opinión del instrumento (Chile en declaraciones a la prensa en 2013 dijo que era ilegítimo).

Acaba de terminar la consulta previa, en unos días conoceremos el 301 de este año y sabremos qué tan preocupado está el Tío Sam con Colombia; sabremos cuánto le preocupa que la Ley Lleras siga pendiente, por ejemplo.

(1) http://www.regulations.gov/contentStreamer?objectId=0900006481551b89&disposition=attachment&contentType=pdf

Buscar columnista