Por: Columnista invitado EE

El aborto: un momento histórico para avanzar

Por Alma Beltrán y Puga*

La Corte Constitucional está cerca de fallar un caso trascendental para los derechos fundamentales de las mujeres. Ante la petición de Natalia Bernal de prohibir rotundamente el aborto, la Corte Constitucional puede darle una solución histórica al tema. Las causas bajo las cuales se puede interrumpir en Colombia un embrazo de forma legal no son suficientes.

Además de embarazos producto de violaciones y abusos sexuales, riesgos a la vida y a la salud de las mujeres, malformaciones fetales graves e inseminación artificial consentida, las mujeres están expuestas a fallas en los anticonceptivos, la incapacidad de negociar su uso con sus parejas y las cargas económicas desproporcionadas que tener más hijos les genera.

Estas razones que llevan a las mujeres a tener que interrumpir un embarazo deben ser protegidas como parte de su libertad y autonomía para decidir sus proyectos de vida. Actualmente no lo son.

La Corte Constitucional tiene un rol fundamental para poder avanzar hacia una mayor protección de la libertad reproductiva de las mujeres. Retomando sus argumentos sobre la dignidad, el derecho a la salud y la protección de la vida de las mujeres de la sentencia C-355 de 2006, la Corte puede ampliar el significado de la libertad reproductiva de las mujeres, pronunciándose a favor de una despenalización del aborto en etapas tempranas del embarazo, cuando hay evidencia médica que señala que el aborto es seguro. Asimismo, puede establecer que penalizar el aborto implica la realización de abortos inseguros al margen de la ley.

En países donde se ha despenalizado, las cifras sobre aborto y salud pública son una prueba fundamental para saber que es la mejor decisión que se puede tomar a nivel legal. Aunque en América Latina todavía se enfrentan dificultades para recabar estadísticas sobre abortos inducidos, desde el 2007 en la Ciudad de México existen datos confiables por haberse despenalizado en el primer trimestre de la gestación.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de dicha entidad, en los últimos 12 años se han atendido a 216.755 mujeres de todo el país mediante interrupciones legales y seguras, sin haber muertes maternas. Esto demuestra que la despenalización promueve el cumplimiento del estándar internacional de la OMS, que establece una muerte materna por cada 100,000 abortos realizados.

En el 2008, la Suprema Corte de Justicia de México avaló la despenalización del aborto en el primer trimestre considerando que era una medida idónea para proteger los derechos humanos de las mujeres. También estableció que era una decisión exclusiva de la mujer por el impacto del embarazo en su cuerpo y las cargas sociales impuestas por la maternidad.

La Corte Constitucional en Colombia puede fallar ampliando y protegiendo el aborto, no sólo en situaciones extremas, sino por la libertad y el derecho de las mujeres a decidir. Esto implicaría repensar el aborto no como delito, sino como la prestación de un servicio de salud accesible, seguro y sin condiciones para las mujeres. Eliminando así una de las barreras más importantes: la legal.

* Abogada mexicana, profesora de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario.

Twitter: @almandina19

900882

2020-01-22T00:00:59-05:00

column

2020-01-22T00:30:01-05:00

jrincon_1275

none

El aborto: un momento histórico para avanzar

46

3450

3496

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

Conexión y dispersión urbana

Estanislao Zuleta, 30 años después

Cartagena después del Hay Festival

Falacias para penalizar el aborto

Reforestar no sirve de mucho