Por: José Roberto Acosta

El alcabalero Plan de Desarrollo

El proyecto de Plan Nacional de Desarrollo crea nuevas contribuciones, autoriza mayor endeudamiento público y disfraza la contratación pública bajo la modalidad de privada, aumentando el riesgo de corrupción.

En una maraña de artículos se crea un nuevo impuesto a las energías renovables (161, inciso 3), se aumentan en 1 % las cotizaciones de riesgos profesionales (273) y se crean contribuciones adicionales para alimentar mayor burocracia en la Unidad de Planeación Mineroenergética (183), la Comisión de Regulación de Energía y Gas (186), la Superintendencia de Servicios (186), la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (186), la Superintendencia de Salud (195), de Transporte (214) y mas dinero para el fondo empresarial de la Superservicios (291), que ha puesto el dinero para sanear a Electricaribe, para lo cual todos los usuarios de estratos 4, 5 y 6 pagarían sobretasa del 4 % sobre su consumo eléctrico (290).

El articulado faculta para que nos endeuden más: “Extingue” las obligaciones del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (31), trasladando su déficit de $7 billones al presupuesto nacional. Autoriza a la nación a ser codeudora mediante bonos hipotecarios para financiar vivienda de interés prioritario y social (47) y pagar la Ley de Punto Final para la Salud (133). Obliga a que la nación asuma el pasivo pensional y prestacional de Electricaribe presente y futuro (285) y otros pasivos, en una inaceptable socialización de las pérdidas generadas por los españoles de Gas Natural Fenosa. Adicionalmente, permite que con dineros públicos se otorguen créditos superiores a un año al Fondo Empresarial de la Superservicios sin garantía alguna, ni aportes al fondo de pasivos contingentes (284) para sanear a Electricaribe y poder entregársela carnuda a un inversionista privado.

Además, actos y contratos públicos se regirán por normas de derecho privado, para que los entes de control no puedan revisar a tiempo y en detalle: operaciones de cobertura financiera sobre precios del petróleo (30), préstamos sin importar plazo (34 parágrafo 1), contratos del Fondo de Adaptación (45) y del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa (109), los servicios técnicos prestados por la UPME (183) y el manejo de los Fondos para de Modernización del Parque Automotor de Carga (221) y de modernización de la DIAN (270). Una gran piñata para repartir en las próximas elecciones.

@jrobertoacosta1 [email protected]

850220

2019-04-12T16:57:35-05:00

column

2019-04-12T21:21:34-05:00

[email protected]

none

El alcabalero Plan de Desarrollo

32

2693

2725

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Pelea entre bancos por Ruta del Sol

La nulidad del contrato Ruta del Sol

Los reclamos del Grupo Aval

¿Corrupción de buena fe?

¿Uribismo derrochará dinero de Isagén?