Por: Cartas de los lectores

El alcalde de las obras públicas

El alcalde de las obras públicas

El alcalde mayor, Enrique Peñalosa Camargo, se apresta para iniciar el trámite de las licitaciones públicas con el fin de empezar las grandes obras proyectadas para ampliar la entrada y salida de Bogotá por el norte, esto es, ampliando la autopista Norte y la carrera Séptima y construyendo puentes y avenidas por sectores que antes estaban vedados para este tipo de obras por hacer parte de la reserva forestal y medioambiental de esta populosa metrópolis.

Pero mientras se construyen estas grandes y desembotelladoras obras, quisiera puntualmente llamarle la atención en los siguientes temas que también me parecen necesarios y de vital importancia para el buen desarrollo de esta congestionada capital:

En primer lugar, observo el incremento desmedido de buses reciclados, que han venido engrosando el parque automotor del SITP, donde aparecen buses urbanos que fueron transformados de manera rápida y chabacana, sin ninguna responsabilidad por parte de sus conductores, que siguen en la “guerra del centavo”, y vemos con inveterada constancia estrellados, varados, causando accidentes muchas veces mortales de peatones, que no tienen a dónde reclamar, porque no aparecen patronos ni empresas confiables que respondan por los desafueros de estos choferes. Además de la enorme contaminación que producen estos automotores viejos.

En segundo lugar, la Empresa de Energía Eléctrica tiene abandonados muchos barrios, al sur y al occidente, donde no ha cambiado los sistemas de cables y postes para mejorar la iluminación pública, que ayudaría notoriamente a derrotar las sombras donde se amparan muchos delincuentes para cometer sus fechorías. Por ejemplo, en la localidad de Engativá se ve la urgencia de mejorar el alumbrado público, especialmente en Normandía, Villa Luz y demás barrios comprendidos entre la calle 68 y la calle 26 y la avenida Cali y la avenida Boyacá, donde los delincuentes muchas veces hacen su agosto aprovechando la oscuridad reinante.

En tercer lugar, tenemos en los barrios señalados la proliferación de huecos que se hacen patentes en la calle 53 (Normandía), en la avenida José Celestino Mutis, en la transversal 85, que atraviesa barrios como Normandía, Villa Luz, San Marcos, Santa Helenita, Boyacá Real, El Luján, El Encanto y demás barrios circunvecinos, que claman por un arreglo inmediato de sus vías por ser ciudadanos muy cumplidos en el pago de los impuestos.

Esperamos que el alcalde Peñalosa, además de preocuparse por las obras monumentales, se acuerde también de estos sufridos ciudadanos que demandan buena administración en sus humildes barrios de la localidad de Engativá. ¡Sugerimos trabajar a finales de diciembre y comienzos de enero de 2017, cuando la ciudad tiene menos vehículos circulando por sus vías!

Luis Castellanos García

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Un exprimidor para la economía naranja

Que se cumplan los términos judiciales

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

El posconflicto