Por: Julio Carrizosa Umaña

El ambientalismo y la paz IV

La educación ambiental tiene ya suficiente experiencia en Colombia para ayudar a que la paz sea una realidad. Su aporte puede ser importante en la definición de lo que se debe hacer para tener un buen vivir en el campo y también si opta por convertir combatientes en ciudadanos capaces de restaurar los ecosistemas.

Algunos de los postulados de la educación ambiental son revolucionarios en el sentido de que dan vuelta a los esquemas tradicionales de formación. Por ejemplo, los ambientalistas consideramos de mayor importancia educar para aprender a ver la vida profunda y ampliamente, teniendo en cuenta los detalles y también los grandes escenarios, percibiendo las interrelaciones existentes, considerando su pasado y vislumbrando el futuro, deseando un futuro mejor y conscientes de que los otros también tratan de definir y obtener su propio futuro. Especialmente la educación ambiental forma ciudadanos respetuosos de esos otros, incluyendo no solamente a las otras personas sino a la fauna, la flora y la gea. Mirar así la realidad podría ayudar a firmar acuerdos.

La educación ambiental podría tener un papel fundamental en la construcción de la paz si se enfocara a instruir para restaurar los campos } por la guerra, la corrupción, la falta de equidad, la ignorancia y el narcotráfico. Ya cuando la guerra se inició, en 1947, el campo colombiano empezaba a sufrir por el mal manejo de los ecosistemas, la pobreza, el afán de lucro rápido y por la presión debida a la aceleración del crecimiento de la población. Fue en la década de 1940 cuando las denuncias de los primeros ambientalistas crearon consciencia de la disminución de las poblaciones de fauna silvestre, de las modificaciones del clima en el Caquetá, de la creciente erosión de los suelos de ladera, de la pérdida del bosque seco en el Caribe y la intensificación de la deforestación en toda la cordillera y en los bordes de la selva húmeda. Es posible que esa degradación lenta del campo colombiano fuera una de las causas de los conflictos que se intensificaron antes de iniciarse el medio siglo y en especial, una de las causas del aumento de la migración del campo a la ciudad y del enfrentamiento violento por obtener posiciones políticas que en algunos municipios se convirtieron en la única fuente de ingresos personales.

Hoy la educación ambiental nos podría ayudar a evitar que la historia se repita. El Gobierno tendría que proporcionar a los educadores que la organizaron un papel principal en la definición de los primeros pasos en el postacuerdo para organizar procesos masivos conducentes a reconocer el deterioro de los ecosistemas locales y a planificar y ejecutar su restauración.

 

Buscar columnista