El “amor radical” puede derrotar al populismo

Noticias destacadas de Opinión

Hace no mucho le preguntaron al estratega político del momento —el turco Ates Ilyas Bassoy, director de la campaña que le ganó la Alcaldía de Estambul al partido del todopoderoso presidente Erdogan— cuál era su receta. “El amor radical”, contestó Bassoy, sonando más como líder espiritual que político. Pero los resultados le dieron la razón. Su candidato, el ahora alcalde Ekrem Imamoglu, le ganó nítidamente al ungido por Erdogan. No una, sino dos veces, porque el presidente turco, como otros populistas autoritarios, hizo invalidar la primera elección por haberla perdido.

Como sé que muchos lectores de esta columna pueden rechazar de entrada el lenguaje aparentemente Nueva Era, les pido unos párrafos de paciencia para explicar aquello del amor radical. ¿En qué consiste? En ignorar al caudillo —de derecha o de izquierda: Erdogan, Maduro, Uribe, Bolsonaro, da igual—,“pero amar a los que lo aman”, según Bassoy.

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.