Por: Hernán González Rodríguez

El antojadizo río Cauca

En días pasados recibí del señor gerente de Hidroituango, Luis Guillermo Gómez A., un resumen sobre la sedimentación del río Cauca preparado con base en estudios de las firmas consultoras Woodward-Clyde e Integral.

Respecto del Marco Tectónico, menciona dicho documento que el proyecto se encuentra amenazado por unas 12 fallas tectónicas cercanas al cauce del río Cauca. Tales fallas pueden causar, tras un sismo, deslizamientos que acrecienten la sedimentación.  De éstas, la más conocida es la del Cauca-Romeral. 

Llama la atención entre ellas la del Guásimo, cerca de Sabanalarga, situada a 51 kilómetros aguas arriba de la futura presa. Ya hoy no constituye amenaza, porque lo que se iba a deslizar como que ya se deslizó.  Los estudios reportan que se ha presentado 5 veces, como consecuencia de sismos cercanos a los 8 grados en la escala de Richter. El último de ellos ocurrió hace 800 años aproximadamente. Sus rastras indican que tenía 3 kilómetros de longitud, 1,5 km de ancho y 0,5 km de altura. Represó esto el río Cauca hasta La Pintada, por eso existen allí fósiles de caracoles de agua dulce.

Aguas arriba del sitio de la presa, todos a más de 2 km de ella, menciona el estudio unos cuatro o cinco posibles deslizamientos con volúmenes mayores de un millón de metros cúbicos. Esta magnitud no es catastrófica y, además, la probabilidad de que ocurran es inferior al 1,2%. Por estas razones concluyen los expertos respecto de la amenaza tectónica analizada:  "es remota y el riesgo es tolerable".

Se define como sedimentos la cantidad de partículas que pasan por una determinada sección de un canal en un período de tiempo dado. Aquí en Colombia se expresan éstos en toneladas o en metros cúbicos por año. Personalmente prefiero usar las toneladas métricas movilizadas por día.

Según el modo de transporte, la carga total se suele dividir en dos partes, la que viaja en suspensión, sostenida por la fuerza de la corriente y la que se arrastra por el fondo o cerca de él. La carga total que lleva el Cauca en La Pintada figura en 76.000 tn/día, en Cañafisto en 88.000 tn/día y en  Hidroituango, en la presa “José Tejada Sáenz”,  moviliza 126.000 tn/día de sedimentos para un caudal promedio de 1.000 m3/seg.  Si Google no miente, registra el río Rin en el puerto de Rotterdam un caudal medio de 2.000 m3/seg para una reducida carga total de 5.000 tn/día. Dragar los ríos tropicales en los países pobres resulta ser oneroso y efímero.

El transporte de fondo en el sitio de la presa se avecinará a las 4.000 tn/día, en tanto que las 122.000 toneladas restantes pasarán de largo en suspensión, porque la presa no se clasifica como de almacenamiento, sino como del llamado "filo de agua" por los expertos, o sea, represan el agua solamente para crear la cabeza hidrostática que hace funcionar las turbinas. La sedimentación en las llanuras sí es mucho mayor, naturalmente.

El estudio concluye que tras 25 años de operación, presentará el embalse una cuña de sedimentos localizada 40 km. aguas arriba de la presa y a los 50 años se ubicará ésta a los 25 km. Ahora bien, si se construye la central hidroeléctrica de Cañafisto, aguas arriba, el problema de la sedimentación se trasladará en buena parte a Cañafisto.

Para quien escribe, es de esperar que los cambios climáticos extremos que hemos padecido los colombianos en años recientes, no hubieran llegado para permanecer. Insisto, nunca antes en 20 años había presenciado una sedimentación más pavorosa en el río Cauca que la registrada durante los últimos dos años, ni un aumento de caudal tan significativo como el que ha generado los desastres por todos conocidos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Ideas para la edad de jubilación

Acuerdo de punto final en la salud

¿Impuestos a las iglesias?

Esperaba algo más de los primeros 100 días

La Federación Rusa