Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

El arte como cultura para todos

La actividad cultural hay que mirarla cada vez más como una actividad económica, y de ahí la necesidad de enmarcar la Feria de Arte de Bogotá, Artbo, como una industria cultural y en la política cultural de nuestro país.

Y es que Artbo se ha convertido en un instrumento de promoción de artistas colombianos, de conocimiento de las tendencias del arte y de comercialización y de negocio del arte, al igual que de intercambio cultural entre países.

Son muchos los artistas colombianos que han sido conocidos e invitados por museos en el exterior y que están siendo representados por galerías extranjeras. Y es que no todo es negocio; hay un componente de promoción de la imagen de Colombia a través de los artistas. Ellos se han convertido en embajadores, como lo son Óscar Muñoz, Ana Mercedes Hoyos, Doris Salcedo, Luis Fernando Peláez, Hugo Zapata, Pedro Ruiz, Miller Lagos, entre muchos otros, que con sus exposiciones dejan en alto el nombre de nuestro patria.

Y simultáneamente en Artbo los curadores invitados de grandes instituciones culturales del mundo visitan los talleres de los artistas para después invitarlos. Y es aquí cuando instituciones del Estado como Proexport podrían financiar invitaciones de compradores y curadores internacionales para promover este sector de la economía.

Por otra parte, la gente se ha venido acercando cada vez más al arte, pues de alguna manera en Artbo los estudiantes de artes tienen un contacto directo con las obras y los artistas, y tienen acceso a las conferencias de expertos internacionales. Y en este sentido es importante que además de la Cámara de Comercio, que inició este proyecto y continúa su financiación, participen más activamente entes estatales como el Ministerio de Cultura, con recursos que permitan subsidiar la entrada para que lleguen más personas, especialmente público joven, pues si bien los visitantes han crecido de 10.000 a 40.000, podría ser mucho mayor. Y es que, como decía el eslogan, el arte es para todos y de todos y el apoyo a un artista recién graduado es esencial y Artecámara ofrece espacios para artistas jóvenes que no tienen galerías.

Artbo es una plataforma de movimiento cultural para Bogotá y Colombia. No sólo se han creado otros espacios independientes alrededor, sino que es una forma de promover la industria turística de la ciudad. El potencial es grande y al apoyo continuo de la Cámara de Comercio debe sumarse un apoyo estatal mayor que lleve a esta industria de las artes a ser un referente no sólo en nuestro país, sino en el mundo, pues el arte debe ser para todos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción