El banco y el mercado laboral

En su último informe al Congreso, el Banco de la República sostiene que el mayor desempleo que está experimentando el país se explica por un incremento de la oferta laboral más rápido que el de la tasa de ocupación, y que, a su turno, esta expansión de la oferta tendría dos posibles razones: el efecto del trabajador adicional, que se origina en una disminución de la tasa de ocupación de los jefes de hogar, y el retorno de colombianos inmigrantes.

Estas argumentaciones son técnicamente rigurosas, pero conceptualmente muy frágiles. Basta plantearse tres simples preguntas.

La primera: ¿a qué ritmo debe crecer la ocupación para absorber a parte de los desempleados y evitar el aumento de la respectiva tasa? Los últimos resultados de las encuestas de hogares indican que el número de ocupados ha alcanzado crecimientos anuales que los registros históricos del país asocian con períodos de auge económico. ¿Cómo puede ser posible que la ocupación crezca a tasas del 8,5% anuales y el desempleo no caiga?

La segunda: ¿ha disminuido la tasa de ocupación de los jefes de hogar? Las cifras del DANE nos muestran que, al neto de las inevitables fluctuaciones mensuales, este indicador se ha mantenido más bien constante durante el primer semestre del año. Así que no hubo pérdidas de empleos por parte de los jefes de hogar, lo cual hace poco creíble el efecto del trabajador adicional.

La tercera: ¿han regresado a Colombia los connacionales que fueron a buscar fortuna en el exterior? Las estadísticas migratorias del DAS nos indican que no, ya que el saldo entre salidas y entradas del país sigue todavía netamente positivo. Se podría argumentar, entonces, que, aunque no se han presentado regresos masivos de colombianos residentes en el exterior, las ayudas que ellos reservaban para sus familiares en Colombia han disminuido y esto puede haberlos impulsado a entrar en el mercado de trabajo. Este tampoco parece ser un argumento de mayor peso en la explicación del fenómeno de la participación laboral, debido a que la caída en las remesas ha sido compensada por la devaluación. Y lo que importa es el poder de compra en pesos.

En fin, lo ocurrido en el mercado de trabajo colombiano durante este año de crisis sigue siendo un misterio.

Observatorio del Mercado Laboral, U Externado de Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Sin nombre

Mejora, presidente Duque

Refugio: una lotería para pocos en Colombia

¿Más de lo mismo?

Duque, en busca del poder

De tesoros y huracanes