Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

El caso Arias

Se le volvió un problema de honor al presidente eterno el caso judicial de Andrés Felipe Arias. En el gobierno anterior aseguraba que Santos lo perseguía y por eso había solicitado su extradición, cuando simplemente se estaba cumpliendo una solicitud de la Corte Suprema de Justicia, por ser un prófugo de la justicia. Su gobierno (el de Duque) no ha podido hacer nada para favorecer a su exministro porque nada puede hacer, ya que el problema no es de gobierno sino de dos Estados. Siguen con la cantaleta de que el tratado de extradición con los Estados Unidos no existe, cuando la verdad es que Colombia jamás lo ha denunciado, ni siquiera lo hizo Uribe. Sostienen que no se le ha aplicado la doble instancia, aunque no tenía derecho porque cuando se le juzgó no existía, y ahora tampoco se le puede dar ese beneficio porque no es retroactiva para los fallos que han quedado en firme. Por estos días buscan desesperadamente, por medio de un proyecto de reforma constitucional, que esa clase de fallos si tengan doble instancia, tesis contraria a los más elementales principios del derecho penal, abriendo de esa manera la compuerta para que todos los aforados juzgados y condenados —como Arias— se beneficien de ese recurso.

No nos digamos mentiras, el exministro del presidente eterno no tuvo una, no tuvo dos, sino varias instancias que conocieron y fallaron su conducta. Lo juzgó la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría, la Contraloría y además la justicia norteamericana que no ha aceptado ninguno de los argumentos de su defensa, tanto que lo tiene listo para extraditarlo. No se ha podido ejecutar por las dilaciones de la defensa.

Es que para el presidente eterno la justicia es buena cuando lo favorece y mala cuando le aplican la ley. Por ejemplo, el magistrado José Luis Barceló, quien acaba de retirarse de la Corte, es prevaricador cuando lo llama a indagatoria, pero falla en derecho cuando absuelve al coronel Plazas Vega.

Al presidente eterno le encanta que la justicia falle, cuando le conviene. Así falle.

846784

2019-03-26T00:00:35-05:00

column

2019-03-26T00:15:01-05:00

[email protected]

none

El caso Arias

13

2120

2133

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

La “Niña Ceci”

La grandeza de Zipaquirá

La ley de la “jugadita”

El redactor cómico