Por: Yohir Akerman

El círculo de amigos

El domingo pasado publiqué una columna sobre los vínculos entre el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, y el hoy preso narcotraficante José Bayron Piedrahíta Ceballos, famoso por sobornar agentes de Estados Unidos. (Ver “Piedra Angular”).

Ante la denuncia el gobernador respondió en una entrevista a Caracol Radio que efectivamente conoció a Piedrahíta Ceballos durante un almuerzo en el que el presunto narcotraficante dio un público reconocimiento a su candidatura a la Gobernación de Antioquia.

Pérez agregó que Piedrahíta Ceballos es "un gran empresario que en Caucasia tiene como cuatro o cinco empresas reconocidas, (…) y que ojalá Dios le ayude a solucionar sus problemas”. (Ver “Pérez aclara encuentros”).

Se va a necesitar a san Pedro para que interceda por él.

El gobernador omitió aclarar que para cuando conoció a Piedrahíta Ceballos este ya había sido incluido en la Lista Clinton y que ahora es un narcotraficante pedido en extradición por la DEA, entre otras, porque un agente de Homeland Security ya confesó haber recibido sobornos que incluían prostitutas pagadas por este “reconocido empresario”. (Ver OFAC y Confesión).

No es la primera vez que el gobernador Pérez Gutiérrez omite algunos datos de sus amigos cercanos, o de la gente que lo rodea.

La historia se puede empezar por su ahijada.

El 18 de noviembre de 2011, la abogada Surany Arboleda Arias, ahijada del gobernador, anunció que emprendería acciones legales contra el alcalde de Medellín de la época, Alonso Salazar. Arboleda estaba representando a la familia del paramilitar Efraín Maldonado Álvarez, asesinado días antes en el oriente de Medellín. (Ver Abogada).

Maldonado Álvarez, alias Don Efra, el Viejo o Job, se hizo famoso por ser el ilustre visitante que entró al Palacio de Nariño el 23 de abril de 2008 por invitación del gobierno de Álvaro Uribe Vélez. (Ver “Uribe fue informado de la reunión con alias ‘Job’”).

Pero no para ahí.

Durante la campaña a la Alcaldía de Medellín del 2011, 23 días antes de que se eligiera a su sucesor, el alcalde Salazar entregó a los medios fotos y testimonios que comprobaban que el paramilitar Efraín Maldonado Álvarez estaba apoyando la candidatura de Pérez. (Ver “Investigan a candidato”).

Por esta intromisión en la campaña política, Salazar fue inhabilitado 12 años por la Procuraduría pero, finalmente, la Fiscalía lo absolvió con un documento en donde constan declaraciones de testigos que comprueban la relación de Pérez y alias Job. (Ver Declaración Dagoberto Muñoz).

Pues bien, como dijimos antes, Luis Pérez fue el padrino de bodas de la abogada que representó a la familia del paramilitar en esta pelea. (Ver Foto de Luis Pérez y Surany Arboleda).

Así sigue la historia.

Surany Arboleda Arias es hija de la doctora Rocío Arias Hoyos. El 17 de marzo de 2010, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 20 años a la exrepresentante a la Cámara por Antioquia por promocionar y auspiciar a las Autodefensas Unidas de Colombia. (Ver Inhabilidad).

Arias Hoyos se hizo conocida por ser vocera de Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, por lo cual en julio de 2010 un juzgado especializado de Medellín impuso una condena en su contra de 45 meses de prisión. (Ver “A Don Berna hay que creerle”).

Arias Hoyos hizo campaña públicamente por Luis Pérez a la Gobernación acompañada de su amiga Llanedt Rosa Martínez, quien también es amiga íntima de Surany Arboleda. (Ver Foto de Martínez, Arias, Arboleda).

Por ahí sigue el relato.

La doctora Llanedt Rosa Martínez en la actualidad se desempeña como la gerente indígena de Antioquia reportándole directamente al gobernador Pérez Gutiérrez. (Ver Gabinete).

Llanedt Rosa es esposa del señor Luis Javier Castaño Ochoa, uno de los grandes financiadores de la campaña de Luis Pérez a la Gobernación, como lo muestra un informe del Consejo Nacional Electoral que establece que la campaña de Pérez Gutiérrez recibió un préstamo de Inversiones Castaño L.J. y CIA por 200 millones de pesos. El representante legal de dicha empresa es el señor Castaño Ochoa.

Es importante recordar que en 1986 Castaño Ochoa fue detenido en Estados Unidos y posteriormente condenado a 14 años de prisión por narcotráfico y lavado de dinero. (Ver “Un convicto en el Congreso”).

Todo este círculo de amigos, familiares y financiadores de Luis Pérez lo único que revela es la cercanía que este gobernante siempre ha tenido con historias de narcotráfico y paramilitarismo.

@yohirakerman

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman