Por: Harry Sasson

El compañero colombiano

El maíz, el plátano y la papa podrían ser las banderas de nuestra gastronomía, aunque anticipo que ante esta declaración saltarán muchos reclamando otros importantes convidados como la yuca, el ñame, la arracacha… en fin.

Pero en realidad es que somos expertos en los tres que ya nombré: el maíz es insustituible en nuestras arepas y tamales; la papa del altiplano está en la mayoría de nuestros potajes, como el sancocho y el ajiaco; y el plátano viene a la mesa ya sea verde en los maravillosos patacones o maduro en tajaditas y aborrajados. Hablemos de este último, el buen plátano maduro, y presentémoslo esta semana en una de sus versiones más emocionantes: cocido con panela y naranja, y aromatizado con canela o anís. ¡Cuando veo llegar a la mesa un semejante bocado me palpita el corazón más rápido! El plátano maduro con su melosa dulzura es un acompañamiento perfecto para el asado colombiano, para cortes de cerdo y para cazuelas de fríjoles, aunque también funciona perfectamente como postre. La clave está en el punto de maduración: recuerden que su cáscara debe estar casi completamente negra para que los azúcares del interior estén tan concentrados como sea posible.

Plátano maduro con naranja y panela

Ingredientes

(Para 4 personas)
2 plátanos grandes bien maduros
2 tazas de jugo de naranja
6 cucharadas de panela rallada
2 a 3 cucharadas de mantequilla
Astillas de canela o estrellas de anís al gusto
1 pisca de sal

Preparación

Pele los plátanos. En una olla funda la mantequilla junto con el jugo de naranja, la panela rallada y la canela o el anís. Deje que levante el hervor y añada los plátanos. Cubra con papel de aluminio y termine de cocinar a fuego bajo o en el horno, hasta que la salsa se reduzca y tome consistencia. Termine con una pisca de sal para acentuar los sabores.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá