Por: Germán González

El conocimiento crece cuando se comparte

La ciencia y la tecnología por sí mismas, no son suficientes para resolver los ingentes problemas que agobian a nuestros pueblos.

Pero las nuevas tecnologías son un instrumento para avanzar en soluciones sostenibles, de alto impacto y con una amplia cobertura social. El dominio y la utilización de la ciencia y la tecnología son ineludibles en la vía al desarrollo y por tanto, los productos de la tecnología deben ser puestos al servicio de los ciudadanos, como un derecho esencial y no reservados para el usufructo de minorías con un gran poder de compra.

Reconforta saber que se iniciará esta semana en Bogotá el mayor evento de entretenimiento electrónico en red del mundo: Campus Party. Todos los años en España y hace un par de años en Brasil, se dan cita millares de personas, como en una gran feria, para compartir e intercambiar experiencias, realizar actividades relacionadas con las tecnologías, las comunicaciones y el uso del computador en un ambiente que forma, entretiene y da sentido personal y profesional al uso de las tecnologías.

Se materializa en buena parte una política pública sobre las TIC y se avanza en los indicadores de productividad, competitividad, penetración de banda ancha, movilidad y digitalización cuando, con colaboración del sector privado, los niños, profesores, funcionarios públicos, dirigentes y en general miles de ciudadanos que participan en este tipo de escenarios, recibirán el “bautizo o iniciación digital” o crecerán en conocimientos sobre los usos habituales de la internet, robótica, informática o en la creación y desarrollo de contenidos y la forma de aplicarlos en diversos campos.

Como el conocimiento crece cuando se comparte, nuestras autoridades, que recientemente han trazado una política de Estado en el Plan de TIC, en el próximo Campus Party deberían propiciar las condiciones necesarias para que los ciudadanos asimilen experiencias muy concretas en el uso de las tecnologías como herramientas o soluciones a su participación con la administración pública y sus funcionarios, o Gobierno en Línea, pues como dice Douglas Holmes: “Los ciudadanos desearán saber por qué tienen que formarse en una fila para obtener un servicio cuando las personas del pueblo, la región o el país de al lado pueden realizar sus transacciones en línea sin preocupaciones. Esta generación será la última en tolerar el tener que formarse en una fila; la siguiente esperará estar en línea”. 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Germán González