El contraataque ruso

Noticias destacadas de Opinión

El mundo de las noticias en redes es toda una industria que en Colombia recién estamos entendiendo cómo opera, pero evidentemente está recibiendo apoyo y entrenamiento desde el exterior.

Su accionar quedó nuevamente al descubierto la semana que acaba de terminar, a manos de la cadena de propaganda rusa disfrazada de noticias RT, su brazo en español Actualidad RT, y una cuenta aliada en Instagram llamada Ahilesva, presentada por una joven rusa de buen español. Estos tres componentes salieron como perros de caza a atacar todo reporte que citara un reciente artículo del diario El Mundo de España, basado en un prominente estudio internacional, que concluye que hubo injerencia extranjera en las protestas del año pasado en Colombia y Chile.

El documento original, preparado por Alto Analytics, concluye que cuentas con origen en Venezuela fueron las más activas y aguzadoras de violencia en ambos países durante los días de manifestaciones. Más específicamente, en el caso de Colombia, señala que el uno por ciento de las cuentas generó más de un tercio del tráfico en los días de las marchas y los desmanes, revelando una actividad localizada y anómala.

De la misma manera, el documento sostiene que las cadenas de televisión Telesur y Russia Today sirvieron como amplificadoras del mensaje. En otras palabras, fueron cómplices de los disturbios y multiplicadores del sentimiento de violencia. Muy grave.

Sin embargo, no debería sorprender a muchos que una cadena rusa y otra venezolana se amangualen para pescar en río revuelto en el continente. Su objetivo, desde su fundación, es la divulgación de información y el punto de vista de sus financiadores. Estos son el gobierno de Maduro, en el caso de Telesur, y el de Putin, en el caso de RT.

En los últimos días he sido víctima de acoso y ataques de la TV rusa y sus aliados en redes. Desde que presentamos el contenido del estudio en mención me llegan insultos privados a mis redes y burlas por medio de sus publicaciones. A ellos quiero decirles que no les tengo miedo. Internacionalmente ya quedaron expuestos, y los que defendemos la verdad y preferimos la democracia no nos dejamos intimidar fácilmente.

Al embajador de Rusia en Colombia públicamente le digo que es hora de poner las palabras en acciones, y si él asegura, como me lo dijo en entrevista, que los rusos no actúan en Colombia políticamente, entonces debe pasarse un rato viendo el accionar de RT y sus aliados en redes.

Comparte en redes: