El derecho al aborto no se suspende por la pandemia

Noticias destacadas de Opinión

La pandemia del coronavirus ha sido una oportunidad para que varios gobiernos, nacionales y locales, recrudezcan sus medidas conservadoras, por ejemplo, declarando toques de queda, aumentando la vigilancia a la ciudadanía y las medidas punitivistas. Quizás una de las medidas más graves ha sido dificultar o de plano negar el acceso al derecho a un aborto legal y seguro para mujeres y niñas. En Estados Unidos, estados conservadores como Texas, Ohio y Mississippi declararon que las interrupciones de embarazo eran “procedimientos quirúrgicos no esenciales” y en algunos estados como Texas el derecho se mantiene cuando sea necesario para preservar la vida o la salud de la mujer. Sin embargo, algo que debe quedar claro es que la interrupción voluntaria del embarazo siempre es un procedimiento urgente y, más, es literalmente contrarreloj. Siempre son necesarios para salvaguardar la salud de mujeres y niñas.

En Colombia el derecho se mantiene. Es posible que las EPS y hospitales se vean congestionadas por la pandemia y se agarren de eso para negar el procedimiento, pero la Corte Constitucional ha dicho en repetidas ocasiones que las trabas para acceder a este derecho son injustificables. Por otro lado, prestadoras de salud privadas como Profamilia y Oriéntame siguen realizando el procedimiento. Profamilia anunció en un comunicado que suspende la programación de cirugías electivas, es decir ginecológicas y urológicas, y las actividades y servicios de fertilidad en Bogotá y en Cali, pero dejan claro que todas las clínicas a nivel nacional continúan con la prestación de servicios en “anticoncepción, atención a violencias basadas en género e interrupción voluntaria del embarazo (considerado como un servicio no aplazable)”. La línea nacional gratuita de Profamilia es 018000110900.

Por otro lado, Oriéntame lanzó esta semana una línea de consulta virtual para ofrecer servicios de telemedicina para que las mujeres también puedan tener abortos libres y seguros en sus casos. El servicio incluye una consulta directa con un profesional experto, acompañamiento durante 24 horas y absoluta confidencialidad. “A través de una llamada el profesional de la salud te hará una evaluación médica, si es necesario revisará tus exámenes, te formulará el medicamento según tus necesidades y a vuelta de correo recibirás un kit de tratamiento para aborto legal”. El pago se puede hacer a través de PayU, PSE, Baloto, Efecty y la tarifa depende de la valoración de cada caso. El servicio está disponible en la página www.orientame.org.co/embarazo-no-deseado/consulta-virtual/ o llamando a las líneas (1)7447633 o 01800182182.

Desde que comenzó la pandemia las feministas hemos dicho de forma reiterada que esta crisis afecta de forma triple a las mujeres: afecta nuestra salud, recrudece la doble jornada y nos carga de trabajos de cuidado no reconocidos, y nos expone a la violencia machista que se vive en los contextos domésticos al obligar a muchas a estar encerradas en sus casas con sus agresores. Otras pandemias como el ébola mostraron un aumento en los embarazos no deseados, especialmente de niñas y adolescentes que viven violaciones sistemáticas, usualmente a manos de un hombre de su núcleo familiar, y por eso el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo es una medida indispensable para no agrandar las consecuencias de estas formas de violencia. Ninguna situación excepcional, ni siquiera una pandemia de esta magnitud, suspende nuestros derechos sexuales y reproductivos y mucho menos nuestros derechos humanos.

@Catalinapordios

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.