Por: Julián Posada

El desfile de modas (2)

Una vez acomodados la prensa, los compradores y los invitados, entran las modelos a escena…

y se inicia así un frenesí que, si ha sido creado de acuerdo con estándares internacionales, no debe durar más de 18 minutos. El desfile pretende “imponer” la visión del diseñador sobre la de su competencia y alimentar la capacidad de deseo de los asistentes al hacer un “clic” emocional en ellos. 

Recuerdo la satisfacción del productor de los desfiles de Óscar de la Renta cuando en una ocasión en Colombiamoda me dijo que había enviado a pasarela “79 looks en 11 minutos”, cifra que evidencia la importancia de la brevedad de la presencia de un atuendo en pasarela.

¿Qué mirar, cómo entender el diseño o la propuesta comercial que se exhibe? He aquí una hipótesis construida a partir de la experiencia personal y de las observaciones acerca de cinco puntos que considero relevantes para iniciar una aproximación crítica al ejercicio de la moda.

1. El cuerpo. El tratamiento que le da el diseñador, la manera en que se inscribe una silueta o producto y cómo éste lo afecta. La silueta misma y su proporción, el entorno individual y social en que actúa el cuerpo y la manera en que ambos se interrelacionan. El glamour que adquiere y la transformación o nueva actitud que dicha propuesta genera.

2. El tiempo. Citas y referentes, recuerdos, leyendas, nostalgia, modernidad, futurismo y sugerencias que el desfile plantea y cómo las articula el diseñador para construir una poética de la época que resulte refrescante y no anacrónica y que se inscriba en un momento histórico particular.

3. La idiosincrasia. El vocabulario empleado por el diseñador, su coherencia y madurez para comunicar sus ideas. Las visiones y el lenguaje construidos que el diseñador cita a través de metáforas o referencias textuales. El estilo que él ha creado y la tendencia del momento entendida como necesidad social o como simple ejercicio hedonista.

4. La tradición. Cómo está hecho el producto, la tecnología o la tradición involucradas en él, materiales, técnicas, innovación, riesgo, conocimiento del oficio, nivel de refinamiento y estructura empresarial o humana que lo respalda.

5. Las incoherencias. Resultan del análisis de los puntos anteriores y que producen un resultado crítico del trabajo que se estudia y que finalmente validarán la mirada que el observador produzca.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julián Posada

Contraste

El mediador

La caja blanca

Textiles

Paradoja