Por: Mario Morales
El país de las maravillas

El dinosaurio en el espejo

Duele decirlo, pero ni Facebook, las redes sociales, las fake news, Cambridge Analytica, la TV, ni todas ellas juntas son responsables de los prejuicios y creencias que nos tienen a punto de devolvernos al totalitarismo de comienzos de siglo, el mismo de los 80, el mismo del Frente Nacional, que es el mismo de toda la vida.

Esa es solo demostración de nuestra destreza (¡qué palabra!) en la práctica inveterada del deporte nacional de buscar el ahogado río arriba.

No hay estudios consistentes que demuestren que los medios, tradicionales y digitales, cambien la manera de pensar de audiencias y usuarios. Si acaso —es menester repetirlo— refuerzan o legitiman lo que aprendieron, con el ejemplo, en la casa y escuela durante su primera infancia.

Por eso no es osado decir que el país no se está derechizando, sino que ha estado anclado en la derecha más anquilosada del continente y que de ahí no se ha movido salvo cuando los escarceos progresistas de las minorías han representado peligro para eso que, de manera simplificada, llamamos establecimiento.

Si la izquierda o el centro han ocupado puestos de poder ha sido bien visto por la modorra ultraconservadora, o para permitir desfogue al creciente descontento por la inhumana desigualdad, o hacerle la encerrona de la ingobernabilidad a los escasos elegidos.

Y ese país de derecha deja aflorar su militancia vergonzante, que riñe con los tiempos modernos, solo cuando siente pasos de animal grande, para defender tanto las prebendas y privilegios de quienes se han cebado con el Estado, la injusticia o la corrupción, como de quienes se sienten o quieren ser como ellos y salen a defender su salario mínimo, su empleo informal, su puesto en la calle, su miseria cotidiana, donde se sienten absurdamente seguros.

Quizás sea al revés; gracias a Facebook, las noticias falsas y narrativas prejuiciosas, se está aclarando el espejo, ese donde descubrimos, sin despertar, que los dinosaurios siguen ahí y no se van a ir.

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Guardianes de la verdad

Y mientras tanto…

No podía ser peor

Encuestas, presiones y tentaciones

Diez razones, 100 días