Por: Columnista invitado

El equilibrio de Colombia nos emociona

Esta selección de Colombia es un equipo de todos, que tiene todo tipo de cracks, y estamos disfrutando de la capacidad de cada uno de ellos y de la pasión desbordada de los miles de colombianos que acompañan a su equipo en Brasil y de los millones que no le pierden pisada desde Colombia.

Porque hay que decirlo claramente: los mensajes y el apoyo de los colombianos son enloquecedores, es emocionante, y esto es gracias a lo que nos están dando los muchachos que llevan la bandera en el pecho.

Pocos se pueden dar el lujo de hacer lo que ellos hicieron el sábado frente a Uruguay. Y es que estamos hablando del Maracaná, un estadio en donde Pelé marcó su gol mil, donde Garrincha hizo sus mejores gambetas y hasta conquistó a Elza Soares, la cantante, todo a punta de jugadas deslumbrantes: él miraba a la tribuna y decía “yo soy el payaso del pueblo”, porque le encantaba hacer ese tipo de filigranas que los nuestros revivieron.

Es un escenario que está lleno de este tipo de recuerdos, y que venga un puñado de muchachos colombianos, forjados en el fútbol local y otros en el extranjero, a decir “venga que nosotros jugamos con la pelota como siempre lo han hecho los brasileños” es increíble.

Hubo dos tiempos en este partido, uno en el que la selección de Colombia le pintó la cara con la pelota en los pies a Uruguay y otro muy importante, cuando el combinado patrio defendió el resultado a punta de táctica, y esto es tal vez lo que más nos emociona por que se llama equilibrio.

Este equipo entiende cuándo se tiene que ir al frente y sabe que tiene herramientas para desajustar cualquier defensa. Al mismo tiempo, sabe cuándo se tiene que neutralizar a los goleadores y manejar los tiempos de los partidos.

Lo de este sábado fue un ejercicio interesante. James Rodríguez, y creo que todos estamos de acuerdo, está llegando a lo más alto. El primer gol es para el recuerdo, como lo dijimos en la transmisión, sin fecha de vencimiento, se recordará por muchas generaciones y es además el mejor gol hasta el momento en el Mundial, no me queda duda.

Y como él mismo lo dice, ahora viene la historia. Estamos listos para ella.

 

JAVIER HERNÁNDEZ BONETT, GOL CARACOL

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Libertad de culto

Cómo salvar a Venezuela

Matar a la madre

Elogio al tendero