Por: Cartas de los lectores

El Espectador: sobresaliente

En familia disponemos de suscripciones anuales a muchos diarios.

No se imaginan el inmenso placer, la gran satisfacción y el gusto que significa disfrutar el contenido de El Espectador. Su edición dominical es digna de coleccionar. La calidad de su contenido es de lejos mucho más atractiva e interesante que los contenidos de los otros periódicos.

Recuerdo, como si fuera hoy, una crónica que publicaron el año pasado al representante a la Cámara por Bogotá, doctor Germán Navas, en la que resalta, enseña y ejemplariza sobre la forma ética, seria, responsable y respetuosa de hacer política en Colombia: aportándoles argumentos y razones a sus electores, no con plata; y cómo logró conservar su curul con un presupuesto mínimo. Tuvo el gran acierto El Espectador de difundir este maravilloso ejemplo que enriquece el ejercicio político y democrático.

Definitivamente El Espectador me encanta, me nutre, me llena, me satisface, me hace sentir orgulloso.

César Franco. Bogotá.


Editorial

A propósito de su editorial “Riesgo latente”, creo que el problema real de Colombia es la corrupción y no la guerrilla: la guerrilla es una consecuencia de la corrupción, y es tan grave la corrupción, que están negociando una paz en la que ninguna de las dos partes tienen la más mínima “autoridad moral para firmarla”. Es una cortina de humo a la corrupción.

Rogelio Reina. Bogotá.


Envíe sus cartas a [email protected]

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Las pibas y el aborto

Dos cartas de los lectores

La guerra en pretérito perfecto