Por: Marcos Peckel

El Estado palestino

En días pasados el presidente Juan Manuel Santos reafirmó lo que ya su canciller había expresado: que Colombia no reconocería al Estado palestino hasta tanto éste no sea producto de una negociación exitosa entre las partes.

La posición de Colombia, contraria a la del resto de los países de Suramérica, es coherente con lo que ha sido tradicionalmente la política colombiana frente al conflicto palestino-israelí y se ajusta a las resoluciones que en ese sentido ha emitido el Consejo de Seguridad de la ONU, que privilegian la negociación como camino a la paz.

La última resolución del Consejo de Seguridad en ese sentido, la 1515 de noviembre 19 de 2003, adopta la hoja de ruta del cuarteto, Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU, como base para un acuerdo de paz entre Israel y la Autoridad Palestina. Este documento determina una ejecución gradual de acciones hasta llegar al establecimiento de un Estado Palestino independiente al lado de Israel.

La base de la hoja de ruta son las resoluciones 242, 338 y 1397 del Consejo de Seguridad, que introducen y afirman el concepto de “tierras por paz”, es decir, Israel se retiraría de los territorios que ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967 a cambio de acuerdos de paz que garanticen su seguridad. La resolución 242 de noviembre de 1967 fue la base del exitoso acuerdo de paz firmado en 1979 entre Israel y Egipto, el cual ha contado con el entusiasta apoyo de Colombia, haciendo parte nuestro país desde entonces, a través del Batallón Colombia, de la Fuerza Multinacional de Observadores, encargada de monitorear el cumplimiento de los acuerdos.

El principal obstáculo que enfrenta el proceso es la división palestina entre el islamista Hamas, que controla Gaza, no reconoce a Israel y busca apoyado por Irán un enfrentamiento militar con el Estado judío, y Fatah, que gobierna Cisjordania, donde gracias a la gestión del premier Salam Fayad la economía ha tenido un gran crecimiento y se han fortalecido las instituciones base del futuro Estado palestino. Gaza y Cisjordania, separados geográficamente, constituyen los componentes de ese Estado.

Como alternativa al estancamiento en las negociaciones de paz, el presidente Mahmud Abbas está impulsando el reconocimiento al Estado palestino, tema que podría ser llevado a la Asamblea General en su sesión de septiembre donde, de votarse, obtendría amplia mayoría. El gobierno de Israel ve este desarrollo con mucha preocupación, pero víctima de su propia parálisis, poco ha hecho para relanzar las negociaciones de paz tanto con los palestinos como con Siria. El terremoto que sacude el mundo árabe presenta una oportunidad para solucionar el viejo conflicto palestino-israelí.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel