Por: Salomón Kalmanovitz

¿El final de la recesión?

EL DANE INFORMÓ QUE DURANTE EL último trimestre de 2009 la economía colombiana creció 2,5% y los medios procedieron a anunciar el fin de la recesión.

Según las mismas cifras trimestrales, la contracción se inició en el último trimestre de 2008 y un año más tarde se retorna a un crecimiento pequeño pero positivo. En año completo, la economía alcanzó a crecer 0,4%; a pesar de eso el desempleo ronda el 15% y la informalidad envuelve al 58% de la fuerza de trabajo.

¿Cuáles fueron los sectores que jalonaron el crecimiento del último trimestre? El sector minero, muy intensivo en capital y poco en empleo, creció 11,3% pero sólo petróleo porque carbón se contrajo 1,3%, mientras que la construcción lo hizo al 12,8%, con obras civiles de casi 34% restada por una contracción de 12,4% en edificaciones o sea en oficinas y viviendas. El salto de las obras civiles es engañoso porque parte de una contracción de 12% durante 2008. El director de Planeación Nacional, Esteban Piedrahita, se mostró cauto en las proyecciones de crecimiento de 2010, precisamente porque la recuperación depende fundamentalmente del consumo privado, dadas las restricciones al gasto público que impone un déficit fiscal muy elevado.

Los sectores que más perdieron producto fueron la industria con -6.3% y el comercio con casi -3%, dos sectores bastante intensivos en trabajo, mientras que los que crecieron no son tan intensivos en el factor sobre abundante que es la gente. La agricultura creció un pobre 1%.

Desde la demanda, el crecimiento del último trimestre de 2009 en comparación con igual período de 2008 se basó en el consumo (2%) y en la inversión (3%). Las  exportaciones cayeron ¡18%!, las importaciones 11%, o sea que hubo un empujón hacia abajo derivado del balance comercial. La inversión pudo haber crecido en el sector público y en petróleo, pero debió derrumbarse en todo el sector privado. 

Hay más síntomas de reactivación en el primer mes de 2010 que ahora incluyen a la industria que según la ANDI –no confirmada por el DANE- mostró un atípico crecimiento de 5% en enero de 2010. Los que crecieron fueron químicas básicas, gracias a sus exportaciones, electrodomésticos, vehículos, bebidas y confecciones, en lo que se combinan crédito barato y la revaluación que reduce los precios de las industrias que utilizan bienes importados. Continuaron cayendo en su producción la mitad de las ramas industriales. Así mismo, la capacidad productiva muestra niveles todavía muy bajos de utilización, aunque se han venido reduciendo los inventarios.

En el frente externo se observa el resurgimiento de las exportaciones a Estados Unidos y a Europa, mientras que las destinadas a Venezuela siguen siendo obstaculizadas por el régimen chavista. Hacia Estados Unidos se observan fuertes crecimientos desde octubre del año pasado, pero la mayor parte explicados por petróleo. En general, la composición de las exportaciones de enero de 2010 no dan mucho aliento porque la recuperación se basa en los envíos de petróleo e incluso siguen cayendo los de carbón (-24.6%); las exportaciones no tradicionales se redujeron (casi 9%), con excepciones como productos metalúrgicos y las exportaciones de flores y azúcar. Incluso el café cayó un 24% adicional. Se puede ser algo más optimista con respecto de las exportaciones que se diversifican, en especial hacia China con más de US$150 millones mensuales, resultado quizás de la búsqueda de mercados alternos frente al cierre de Venezuela.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Salomón Kalmanovitz