Por: Antonio Casale

El ‘Fortín’ azul está amenazado

Durante muchos años, más de los que tenemos en edad una buena cantidad de hinchas, el “fortín” azul ha sido su historia, sustentada con el innegable título de ser el “más veces campeón” en Colombia.

Era tan grande la distancia entre Millonarios y los demás equipos, que han pasado veinte años sin títulos, y el azul sigue siendo el portador de este singular e innegable rótulo.

Pero nunca había estado tan amenazado el  “fortín” como ahora. La historia sólo la han sabido defender los hinchas, porque las últimas dos décadas deportivas de Millonarios han sido un completo fracaso. Pero la hinchada sigue ahí, como el más fiel soldado de la armada, defendiendo lo que muchas veces se torna indefendible.

Hoy en día, son dos hinchas que a su vez fueron jugadores, campeones e ídolos, los únicos capaces de salvar el honor azul. Son ellos Eduardo Pimentel y Alberto Gamero.

Pimentel fundó el Chicó F.C. como respuesta a la impotencia por no ser tenido en cuenta, al igual que sus compañeros de gestas históricas, para poner un grano de arena que pudiera volver a poner a Millonarios donde se merece. La vida y su esfuerzo le entregan, cinco años después de lograr el ascenso a la Primera A, la posibilidad de obtener el título, disputando la gran final con América. Si Chicó gana, él y Alberto Gamero merecerán que se les adjudique un capítulo más en la historia de Millonarios. Historia que lastimosamente hace rato no escribe nada propio.

La historia, último fortín en pie, está a punto de ser modificada por el buen fútbol que América, en medio de su crisis económica, ha desplegado. El escarlata no tiene la culpa, sería un justo campeón del torneo, tanto como el Chicó. Lo cierto es que hoy, como en los últimos años, Millonarios depende más de terceros que de sí mismo para mantenerse como el otrora indiscutible “más veces campeón”, qué tristeza.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Estado físico

Primera tanda

Entiendo y no entiendo

Maneras de encarar la competencia

Los últimos cinco minutos