Por: Cartas de los lectores

El fútbol y la patria

Ante la buena presentación que ha hecho Colombia en el Mundial de Fútbol de Brasil, es indudable que se exalta el patriotismo, porque nada más cercano a ese sentimiento que un deporte de multitudes, sublimado por grandes escritores como el francés Albert Camus, premio nobel de literatura en 1957, quien dijo que la patria era la selección de fútbol. Sin embargo, también ha habido contradicciones frente al término patria, que la podríamos entender sana y tranquilamente como las expresiones románticas y simbólicas de un país, que en gran medida unen a una nación, situación que ocurre con el fútbol.

Dentro de las contradicciones frente al término patria tendríamos en primer lugar al libertador Bolívar, quien dijo antes de morir que no tenía patria, ya que esta era utilizada por los tiranos para oprimir a los débiles. También el cubano José Martí afirmo que la patria era toda la humanidad, y Carlos Marx antes de convertirse al estatismo, la burocracia y el embrutecimiento, decía que los obreros no tenían patria. Entonces existen diferentes puntos de vista para poder discernir el término, pero lo que sí es absolutamente cierto es que sátrapas y tiranos se han aprovechado de la palabra patria para hacer sus tropelías y perversidades.

Porque cabe preguntar frente a un personaje tristemente célebre, al cual la historia no lo absolverá y que cuando muera se convertirá en polvo histórico execrable, como es el tirano de Fidel Castro, para él, ¿que será la patria? Y se tendría que concluir que para este sátrapa es una fábula burocrática con la cual ha engañado, reprimido, enajenado y adocenado a los cubanos para permanecer 55 años parasitando con el Estado cubano, sin olvidar que es tan desgraciada la actuación del déspota, que a nombre de la patria en la década de los setenta mandó soldados cubanos a morir en África para defender los intereses del imperio soviético, del cual era su lacayo, pero a Castro no se le quedó atrás el difunto Hugo Chávez en Venezuela, quien utilizó también burdamente la palabra patria, siendo un nostálgico de la Guerra Fría y por eso quería crear la Unión Soviética Latinoamericana tomando como disfraz al socialismo del siglo XXI, para implementar el esperpento del comunismo totalitario en la región.

Así como la patria está ligada a nobles ideales, caso del deporte, también muchos dictadores se han valido de ella para satisfacer instintos insanos y así poder someter a sus semejantes, sin pasar por alto a Hitler, que por la patria y el orgullo alemán llevó a la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial con 50 millones de muertos.
Ante las consideraciones anteriores es menester darle a la patria el lugar que le corresponde, ya que no puede ser un herramienta que se usa para satisfacer apetitos, veleidades y caprichos.

Ariel Peña. Bogotá.
 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Una paz de papel

Sobre el caso de Eileen Moreno

Un exprimidor para la economía naranja

Que se cumplan los términos judiciales

Dos cartas de los lectores