El futuro de la profesión contable

Noticias destacadas de Opinión

El jueves 12 de noviembre tuve la oportunidad de compartir con una audiencia nutrida en el ciclo de video conferencias del área de ciencias contables de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Justo el título de la conferencia comparte el título de esta columna. Las reflexiones sobre el futuro de la profesión contable giraron en torno al estado del arte actual de la profesión y cómo estamos interactuando con la realidad actual. Fueron muchas las reflexiones y opiniones que elaboramos a partir de las interacciones con la audiencia, que dicho sea de paso no solo eran contadores públicos.

Tuve el privilegio de compartir con profesionales y estudiantes. Inicié mi presentación agradeciendo a mis motivadores. Uno de ellos es mi padre. Un contador público destacado, también economista. Un hombre estudioso y desapegado de sus conocimientos pues también se desempeñó paralelamente como catedrático universitario en diferentes universidades en Barranquilla. Muchos de sus alumnos, incluyéndome, tuvimos el honor de tenerlo como profesor, sobre todo por la cantidad de información práctica que nos impartió. Se trata de mi padre, llamado como yo, él segundo y yo tercero, en una generación de la cual ya mi hijo es el cuarto. Aprendimos de este profesor lo práctico que debemos ser al resolver los asuntos contables y financieros de las empresas. Eso sigue siendo vigente y fue parte del énfasis en el ciclo de conferencias que viene haciendo la universidad.

Hablar del futuro suena ambicioso. Sin embargo, podemos hablar de la historia, del presente y de las tendencias y megatendencias que podrían enmarcar bien lo que podría esperarse de la profesión contable. Sin duda, los retos que tenemos en la profesión son muchos. Sin embargo, voy a enfatizar uno de suma relevancia. Se trata de la regulación en materia de reportes financieros en los que se incluyen la información de ASG (Ambiental, Social y Gobierno Corporativo, ESG por sus siglas en inglés).

Según un estudio de EY, el 98% de los tomadores de decisiones en materia financiera están tomando más en consideración el desempeño organizacional de largo plazo que el desempeño financiero de corto plazo. Esto nos lleva a pensar que para la preparación de la información financiera es necesario que la información no financiera o de sostenibilidad sea tenida en cuenta. Quiere decir esto que la información no financiera comienza a tener relevancia en la preparación de la contabilidad. Así las cosas, el profesional contable del futuro debe equiparse con asuntos ya no solo en materia financiera y contable sino tomar en consideración una visión holística del desempeño de las organizaciones de cara a reflejar, de mejor manera, la situación financiera de largo plazo.

Otro de los asuntos importantes a tomar en cuenta es que, con un ambiente más conectado, debemos prepararnos en materia tecnológica y en análisis de datos. Ahora con la cuarta revolución industria donde la conexión con muchos interesados claves o stakeholders es lo más importante, recobra importancia conocer la tecnología que más nos habilita dicha conexión. Así pues, una mezcla entre lo que ya conocemos en materia técnica contable, financiera, administrativa, económica, en materia de cumplimiento de leyes y regulaciones y lo que se viene en materia de regulación en sostenibilidad marcarán el futuro de nuestra amada profesión.

En Twitter: @JnicaV

Comparte en redes: