Por: José Roberto Acosta

El globo de Medimás

Desde el pasado 10 abril, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró la suspensión definitiva de los principales efectos de la venta de Cafesalud EPS a Medimás EPS y ordenó a la Superintendencia de Salud revocarle la habilitación e iniciar el traslado de sus usuarios a otras EPS para frenar la vulneración al patrimonio público y a los derechos fundamentales de salud; pero Medimás ha posado de víctima, a pesar de ser el victimario.

Contra los magistrados que valientemente emitieron este histórico fallo han caído denuncias penales y matoneo judicial por parte de los abogados relacionados con Medimás, quienes se han atrevido a anunciar que denunciarán al Estado colombiano por haberlos engañado, como si su caro y numeroso grupo de especialistas no hubieran entendido lo que compraron.

Para ilustrarlos y concientizar de la temeridad de Medimás cabe mencionar que, mediante la Resolución 2779 del 23 de diciembre de 2015, la Supersalud le autorizó a Cafesalud afiliar a 1’288.535 personas del régimen subsidiado, y con la Resolución 2812 del 15 de septiembre de 2016 autorizó a esa EPS a afiliar a 2’118.854 afiliados del régimen contributivo, para un total de 3’407.389 afiliados que, mediante la Resolución 2426 del 19 de julio de 2017, debían cederse a Medimás EPS. Sin embargo, para agosto de 2017, según el Adres, en su calidad de pagador de recursos públicos de la salud, Medimás EPS recibió dineros correspondientes a un total de 4’665.946 afiliados; es decir, se benefició con un exceso de 1’258.557 usuarios, equivalentes a $1 billón anuales por encima de lo autorizado.

¿Víctima? Nunca. Compró, sin poner el dinero prometido, el derecho a “ordeñar” más dinero público del que estaba autorizado. Tema financiero sobre el que aún está pendiente un pronunciamiento de la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría General de la República, pues implica juicios de responsabilidad fiscal y sanciones sobre los involucrados.

Cumplidos casi dos años del ilegal negocio de venta de usuarios de Cafesalud a Medimás y con una orden de desmonte de dicho negocio para enderezar el camino, Medimás ha desplegado una campaña mediática para apoyarse en el “riesgo moral” que, según ellos, implicaría su desmonte. ¿Muy grande para caer?, pues no, pero siguen recibiendo el dinero público con cada mes que dilatan la orden del Tribunal. Los números no mienten.

@jrobertoacosta1

868361

2019-06-28T17:57:34-05:00

column

2019-06-28T20:59:33-05:00

vcortes_255962

none

El globo de Medimás

21

2840

2861

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

La falsa voluntad del Gobierno

El IVA de Iván

Autopréstamos con ahorros pensionales

Flojo crecimiento y sin empleo

Gracias, migrantes venezolanos