Por: Cartas de los lectores

El incumplimiento

El incumplimiento

Les tomaron del pelo a 1’200.000 pensionados de Colombia con mesadas pensionales menores a cuatro salarios mínimos legales mensuales vigentes (SMLMV). De esta manera el presidente Santos les incumplió a los pensionados la promesa hecha en la campaña reeleccionista de 2014-2018 , camuflada con la otra promesa de lograr la paz para Colombia.

¿Qué pasó y qué pasará? Se intentó introducir un artículo en la reforma tributaria aprobada mediante el procedimiento de conciliación, pero no fue posible. De haberse aprobado en la reforma tributaria el artículo de la referencia, sobraría el trámite por la vía parlamentaria de esta ley. ¿Cómo estaba la aprobación por la vía parlamentaria?

La aprobación era favorable a la reducción del 12 % al 4 % para mesadas inferiores a los cuatro SMLMV, en la Comisión Séptima de Cámara y Plenaria de Cámara.

En el Senado estaba aprobada en la Comisión Séptima. Pero la verdad sea dicha, en esta cámara el ambiente no le era tan favorable como en la cámara baja a la reducción. Solo faltaba la aprobación en la Plenaria del Senado.

Pero Con lo ocurrido en la reforma tributaria, donde el ministro de Hacienda no dio el aval para su aprobación, argumentando las penurias fiscales que vive el país y que llevó a la actual reforma tributaria modelo 2016 e hizo que no se aprobará como artículo de esta reforma la reducción de las cotizaciones de los pensionados, es muy fácil intuir que esta misma argumentación de no dar el aval se repetirá. Máxime cuando por lo caído que queda el ministro Cárdenas después de este atropello a los pobres colombianos, se le desvaneció la posibilidad de ser vicepresidente. En consecuencia, volverá con la misma argumentación ya esgrimida en la reforma tributaria recién aprobada para negar nuevamente el aval ahora requerido en la Plenaria de Senado, y ultimo, para así sepultar este proyecto y con ello las ilusiones que en algún momento tuvieron los pensionados de Colombia de una reducción en sus cotizaciones en salud, que tanto pesan hoy en las írritas mesadas de los más desvalidos pensionados.

De esta manera el minhacienda no le hizo caso a su jefe para dar cumplimiento a la promesa que él como presidente les hizo a los pensionados de Colombia de reducir la cotización del 12 % al 4 % en salud. Incluso fue más lejos al afirmar que los pensionados no debían aportar nada a salud, por sus ya largas contribuciones durante su prolongada vida laboral.

Ergo es apenas válida la pregunta que ante esta indignación se hace el ciudadano de a pie: ¿Será que el presidente de Colombia es realmente el ministro de Hacienda? ¿Ustedes qué piensan?, pues para mí sí lo es.

No queda otro camino que convertir en realidad lo que desde hace mucho tiempo hemos venido acariciando como una simple idea: los pensionados de Colombia debemos tener nuestros propios y legítimos representantes en el Parlamento y no seguir suplicándole a la clase política, hoy embadurnada de mermelada hasta la coronilla, para que velen por nuestros atropellados derechos.

Trabajemos después de este descalabro desde ya en el desarrollo de esta idea posible de alcanzar, siempre y cuando los pensionados de Colombia actuemos unidos en la defensa de nuestros derechos...

Como en este proceso de trámites parlamentarios de esta ley nunca estuvo claro quién aportaría los recursos que no aportarían los pensionados como consecuencia de la reducción en las cotizaciones a salud, esta muy mala decisión en contra de los pensionados de menores ingresos que verdaderamente lamentamos pues somos solidarios, actúa como salvavidas para la pervivencia de muchos sistemas propios de salud que hoy están seriamente amenazados. ¿Qué paradoja, verdad?

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores