Por: Mario Morales

El juego por el honor en el Congreso

JUNIO PROMETE. DICEN MAX HENríquez y el Ideam que se recrudecerá el invierno, señal inequívoca de que es hora de guardar los paraguas.

El 14 ante Perú, la Selección Colombia deberá acercar la ilusión mundialista. El 15 ó el 22, según lo decida el comercio, llegará la avalancha de regalos del Día del Padre. Quizá quede algo de la prima para la ‘rodadita’ a las fiestas de mitad de año.

Es, sin duda, una agenda halagüeña que debe empezar con buen pie, por aquello de los augurios, con la aprobación este miércoles de la ‘silla vacía’ en el proyecto de reforma política en la Comisión Primera del Senado. Esa es de la clase de citas históricas que tienen los pueblos cuando deciden enmendar su camino.

Así sea por medio voto de diferencia, la aprobación de la ‘silla vacía’ (antes o más allá de las bondades o carencias de la reforma) es el acto de contrición que venimos reclamando los colombianos desde que Mancuso anunció que la tercera parte del Congreso era suya (y de sus aliados) o más recientemente cuando dijo que ya tenían las mayorías.

Pero más que eso, es el acto de penitencia que permitirá iniciar la ruptura de esa macabra alianza entre el poder político de alcance local, regional y nacional, y las empresas del terror asociadas con el narcotráfico.

El castigo con la pérdida definitiva de la curul a los partidos que traicionaron la confianza de los electores es condición absoluta para la redención de la más cuestionada de las instituciones como lo es hoy el Congreso y su reconciliación con el derecho de gentes y quizá con su justicia.

Lo que está en juego no son las mayorías para jugarle a proyectos coyunturales, ni la coalición de gobierno, ni siquiera la medición de fuerzas con la oposición.

De esa decisión depende no sólo el ánimo para el partido de la eliminatoria mundialista, la celebración del Día del Padre o de las fiestas sampedrinas, sino el espíritu que nos permita reclamar con dignidad un puesto entre las naciones viables y dignas que merecen una segunda oportunidad sobre la Tierra.

www.mariomorales  *Escritor, periodista y  profesor universitario.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Constructores de ruinas

El buen colombiano

De parte y parte

Han ido demasiado lejos

Miedo a lo diferente