Por: Harry Sasson

El jugoso corazón de la palma

Los palmitos, que son el corazón mismo de la palma obtenido tras retirar capas y capas externas, son una verdadera delicadeza, pero a veces no tenemos suficientes ideas para prepararlos.

Aparte de sus virtudes gastronómicas, creo que son un ejemplo de lo que ahora empieza a conocerse como responsabilidad alimenticia y que consiste en apoyar buenos emprendimientos al comer y cocinar. En este caso, Acción Social, con la ayuda de Naciones Unidas, promueve la sustitución de cultivos ilícitos en Putumayo a través del cultivo de la palma y la comercialización sostenible de los palmitos. A 2009, 360 familias se habían acogido al programa, comercializando sus frutos en supermercados como Éxito, Carulla, Pomona y Carrefour.

Los palmitos se pueden comer fríos o calientes, en ensaladas o gratinados, asados en la parrilla o acompañando pescados y mariscos. Esta semana les quiero proponer una manera de disfrutarlos con toda su crujiente frescura, en un ceviche muy ligero e ideal como entrada o para una cena muy saludable.

Ceviche de palmitos frescos

Ingredientes:

1 kilo de palmitos frescos crudos
2 tazas de jugo de limón
2 cebollas moradas cortadas en plumas
Sal al gusto
Ají fresco al gusto
4 cucharadas de cilantro finamente picado
Tomates cherry
Aceite de oliva

Preparación:

Corte los palmitos en rodajas y mézclelos con los demás ingredientes. Sazone con sal y deje macerar durante una hora. Sirva en una copa de Martini y decore con tomates cherry cortados a la mitad y un chorrito de aceite de oliva extra virgen.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá