Por: Gazapera

El Juventus

El Juventus

«Sin embrago, este martes la vimos emocionada en el campo del Barcelona mientras el equipo de su chico goleaba a la Juventus». Economiahoy.mx.

No comparto la concordancia en femenino que nuestros comentaristas de fútbol les dan a los equipos italianos. La palabra italiana «squadra» es, en su idioma, de género femenino, razón por la cual ellos hablan de «la Juventus», «la Roma», «la Milan» etc. Pero cuando son nuestros comentaristas quienes nos hablan en español se deben referir a la palabra «equipo» de género masculino: «el Juventus», «el Roma», «el Milán», etc. En cambio, cuando nuestros equipos van a jugar en Italia de seguro que los comentaristas italianos hablarán de «la Nacional», «la Millonarios», etc.

Las paces

«Sara Uribe y Daniel Calderon hicieron las pases». TV y Novelas.

Unas paces sin ortografía.

La tilde diacrítica

«… sin embargo, este es un paso mas grande en su vida escolar». Quién.

Hoy están más largos los gazapos que las explicaciones: este «más» es adverbio de cantidad y lleva la tilde diacrítica.

La tilde

«… mientras el jugador del Real Madrid regatéa y hace goles…». El Confidencial.

La tercera persona singular del presente del verbo «regatear» es una palabra grave, terminada en vocal, razón por la cual no lleva tilde.

La muletilla

«Lo que no sabíamos es que mientras personas se reían...». El Colombiano.

Esta forma de que galicado se volvió muletilla. Miren lo fácil que se corrige: «No sabíamos que mientras algunas personas se reían…». Faltaba también el adjetivo «algunas».

Lapsus calami

Con lo que escribí en la segunda parte del ítem titulado como lapsus linguae en la columna pasada pude haber ofendido a la familia del ministro Gaviria y a algunos de sus amigos. Lamentablemente cuando me percaté de que tal escrito podría ofender, el periódico ya estaba impreso. Les ofrezco las debidas disculpas. 

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gazapera

Gazapera (16/07/18)

Gazapera (09/07/18)

Gazapera (02/07/2018)

Mi profecía

La vicepresidenta