Por: Harry Sasson

El lado flaco del sánduche

Harry Sasson finaliza su serie de emparedados con una opción de sabores muy orientales. El pan pita es el protagonista en esta ocasión.

Me encantan los panes flacos, los mismos que están presentes de diferentes maneras en todas las culturas culinarias ancestrales del norte de África y el sur de Asia. Es el típico pan pita, que se puede preparar mezclando harina con agua o con leche y levadura, y cuyas raíces se remontan al nacimiento mismo de los panes, en el antiguo Egipto y Persia.

Es decir, es el pan original, el papá de los panes. En Persia se conoce como barbari, en India se llama chapati o naan, al igual que en el este del Mediterráneo es la pita. Donde sea y como se llamen, lo mejor de estos panes flacos, delgaditos, es que sirven para envolver lo que se les quiera poner como contenido.

En Israel, por ejemplo, en los puestos callejeros, los rellenan con falafel y ensaladillas, en tanto que en Grecia se utiliza para envolver los shawarma. Además, sirven como herramienta para untar salsas como el tahine, el humus, el zatar o el babaganush en el Lejano Oriente, o los currys de la India. Suelen ser panes frescos, recién preparados y cocidos sobre piedras calientes en las calles o en hornos públicos de leña, gracias a lo cual ganan un tono dorado.

Me encanta ver cómo estos panes crecen y se inflan dentro del horno. El pan flaquito es, entonces, quizás el más sencillo, el original, el de los ingredientes más puros, y por eso lo he elegido para finalizar mi serie de sánduches en una receta de rápida preparación y con sabores muy orientales.

Pita con raita de cohombro y kebab de pollo marinado

Ingredientes

(para 4 personas)

600 gramos de pechuga de pollo deshuesada sin piel

4 panes pita

Para la marinada:

2 cucharaditas de polvo curry

1 taza de yogur natural sin dulce

1 cucharada de cilantro finamente picado

2 tazas de hierbabuena finamente picada

Jugo de medio limón

1 diente de ajo

Sal y pimienta

Preparación

Corte las pechugas de pollo en cubos y marínelos en los ingredientes de la marinada, arme pinchos y áselos en la parrilla o una sartén con aceite de oliva. Mezcle los ingredientes de la raita. En una parrilla caliente un poco los panes. Para servir, ponga un poco de la raita sobre el pan pita, luego el pincho asado y envuelva antes de comer.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá