Por: Óscar Sevillano

El machismo en las clases de historia

Ahora que estamos tan felices celebrando los 200 años de la batalla de Boyacá y recordando lo importante que fue Simón Bolívar para nuestro país, deberíamos también reflexionar si la manera como hemos contado la historia de estos hechos ha sido la mejor.

No es necesario ser historiador ni mucho menos ingresar al movimiento feminista para saber o darse cuenta de la fuerte dosis de machismo con el que narramos a nuestros niños los hechos de la guerra por la independencia de nuestro territorio, a quienes les enseñamos a idolatrar a Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander, Antonio Nariño, etc., sin decirles, claro está, que sin la participación de las mujeres el objetivo nunca se habría logrado.

Tan mal se enseña la historia de la guerra por la independencia que en lugar de contar unos hechos de manera didáctica, para que a nuestros niños y jóvenes en los colegios les quede claro que fue un objetivo que se consiguió gracias al trabajo en equipo de un grupo de personas al que se sumaron cientos de hombres y mujeres, los profesores se limitan a inyectarles en sus cabezas una cantidad de fechas y nombres, obligándoles a escribir sus biografías en los cuadernos, sin explicarles el porqué o cual es la razón para darles importancia.

Si en lugar de obligar a los estudiantes de primaria y bachillerato a repetir como loros que Simón Bolívar nació en Caracas, que sus padres fueron Juan Vicente Bolívar y Ponte y María Concepción Palacios, que nació el 24 de julio de 1783, se les cuenta o se les narra que este hombre fue una persona que ayudó a motivar a muchos y muchas a luchar por su libertad, uniéndose para conseguir el objetivo soñado, estoy seguro de que las clases de historia, o por lo menos lo que queda de ellas, no serían tan aburridas.

Pero sobre todo se debe contar, además, que si las mujeres de aquella época en nuestro territorio no se hubiesen unido a la causa, esta jamás se habría logrado. Desde mi punto de vista, fue más importante la participación de las mujeres que lo que pudo haber hecho el mismo Simón Bolívar, de quien dudo muchísimo haya peleado cuerpo a cuerpo con algún soldado del ejército español en el pantano de Vargas o en el puente de Boyacá.

Poco o nada se habla en los colegios de la ayuda que estas prestaron al acompañar al ejército libertador, preparando sus comidas, curando sus heridas, incluso disfrazándose de hombres para engañar a los soldados españoles fingiendo la retirada y que así, luego de distraerlos, llegaran los patriotas por sorpresa.

Muchas de ellas les inculcaron a sus hijos jóvenes la idea de sumarse a la lucha por la independencia. Fue gracias a las redes de informantes que ellas tejieron que el ejército libertador pudo conocer sobre los movimientos o lo que estaban pensando los españoles.

Y la importancia de Manuela Beltrán no fue precisamente por desafiar al virreinato español rompiendo los carteles donde se anunciaban los nuevos impuestos, sino por ser la primera persona que despertó el espíritu de revolución en la sociedad en aquella época.

Estoy de acuerdo con la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez cuando lamenta que en los colegios de nuestro país las clases de historia no tengan mayor importancia. En lo que no puedo estar de acuerdo con ella es en enviar como respuesta a través de sus asesores, cuando un grupo de personas quiso conversar con ella en torno a ideas y proyectos para el festejo del bicentenario de la batalla de Boyacá, que no estaba interesada.

Si en realidad se está pensado en introducir las clases de historia en el pénsum académico de primaria y bachillerato, este debe diseñarse de tal forma que despierte el interés de niños y jóvenes, pero, sobre todo, resaltando la importancia que en los hechos tuvo la participación de la mujer.

Solo de esa manera en nuestra sociedad se puede superar el machismo contra el cual se lucha todos los días en Colombia.

Le puede interesar: "Alianzas peligrosas de los candidatos en Colombia: el pacto de Ralito"

874919

2019-08-08T00:00:00-05:00

column

2019-08-08T12:25:37-05:00

jrincon_1275

none

El machismo en las clases de historia

37

4389

4426

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

Así no es la cosa, señores policías

No más procesos de paz

Un grito en el Amazonas que debe escucharse

A los candidatos a la Alcaldía de Bogotá