Construir democracia

El maestro universitario y las ciencias

Noticias destacadas de Opinión

Sigamos trabajando con actitud científica, conciencia universitaria y

visión actualizada, para develar la realidad y transformarla con conciencia solidaria.

Notas introductorias. Conocemos que la muerte de la ciencia es la ciencidiología o epistetanatología. Pues bien, si analizamos históricamente el proceso científico-tecnológico de nuestra Nación, encontramos grandes y profundas deficiencias que han ampliado, cada día más, la brecha tecnológica e innovativa existente entre los países avanzados y nosotros. Las últimas decisiones presupuestales y las orientaciones gubernamentales olvidan frecuentemente lo sostenido –hace decenios- por Rafael Rivas Posada, en el sentido que “los avances en el campo científico y tecnológico, serán los que en definitiva fijarán el puesto que ocuparán en el futuro inmediato las distintas sociedades que integran la comunidad internacional”. Sin embargo, el conocimiento disponible sobre las capacidades y potencialidades colombianas para el dominio del referido proceso, nos indican que han existido y existen investigadores, grupos y vocaciones que se han destacado en distintas latitudes y campos del saber, sin que, en la mayoría de los casos, sus conocimientos y aportes se hubieran podido utilizar óptimamente al servicio de los sectores mayoritarios de nuestra población.

Algunas políticas globales. Pensemos ahora: ¿cómo pueden contribuir los maestros universitarios a impedir la muerte de la ciencia? Intentemos dieciséis propuestas que, deben ser viables, si hay conocimiento de la realidad y voluntad política para implementarlas. i- Impedir que desde la niñez hasta los posgrados y la educación permanente -en que debe consistir nuestra existencia- se desperdicie nuestro talento con la frecuencia que seguimos observando. ii- Buscar y producir, para la mayoría de la población, un estado de desarrollo integral, que le permita el devenir normal de su cerebro y sus facultades mentales.

iii- Impulsar el respeto y la admiración por los intelectuales críticos y creativos. iv- Generar las condiciones para que la mayoría de la población esté en posibilidades de realizar su existencia: trabajando, pensando, recreando y siendo...

v- Fortalecer la organización del sistema científico-técnico e innovativo colombiano, de tal manera, que se defina una remuneración estimulante para los investigadores. vi- Ampliar las condiciones que impulsen la realización práctica de las libertades públicas y, particularmente, crear situaciones favorables para fortalecer las de investigación, innovación, apropiación, información, crítica y enseñanza.

vii- Propiciar un ambiente que permita la abierta difusión y debate de las ideas. viii- Fomentar un espíritu científico y de desarrollo de capacidades que favorezcan, desde la niñez, el surgimiento de científicos en todas las disciplinas.

ix- Arbitrar los recursos encaminados a realizar la investigación básica y aplicada. x- Dotar los centros de investigación de los recursos que les permitan realizar su misión con creatividad.

xi- Premiar y estimular la originalidad e innovación. xii- Expandir la conciencia de que la administración y su aparato respectivo, deben estar al servicio de quienes dirigen, coordinan, asesoran y ejecutan actividades científicas.

xiii- Promover el establecimiento de laboratorios, centros de cómputo y de documentación, dotados de la infraestructura necesaria, para la realización de las respectivas investigaciones y experimentos. xiv-Apoyar las publicaciones especializadas de las organizaciones y asociaciones universitarias, profesionales y científicas.

xv-Difundir, a través de los medios de comunicación (prensa, radio, cine, televisión, Internet y redes sociales), los resultados y procesos científicos orientados a la solución de los problemas colombianos prioritarios; y xvi-Fomentar una política de paz universal y nacional, entendida como un proceso interdisciplinario e interinstitucional que construye sistemáticamente la ausencia de violencias abiertas, estructurales y culturales hacia la institucionalización de un modelo de desarrollo sostenido.

Observaciones finales. Tomar las decisiones políticas que permitan plasmar un nuevo ambiente propicio a las medidas sugeridas, es contribuir al surgimiento ampliado de las vocaciones científicas. Quienes tenemos responsabilidades académicas, científicas,  tecnológicas e innovativas, estamos invitados a promover los avances que en estas instancias se produzcan en cualquier latitud y debemos difundir el espíritu y la conciencia científica, especialmente en la juventud sedienta de saber, de consagración y de apertura al cuestionamiento permanente de lo inacabado.

El maestro universitario está invitado a impulsar estas ideas y a ponerlas a prueba frente a una juventud que ama, que siente, que anhela... que está en búsqueda de una racionalidad vibrante y profunda; con capacidad de observar, describir, interpretar, explicar, predecir y transformar la realidad y las condiciones de vida de una sociedad compleja, inequitativa y diversa. Cuán grato seguir trabajando con actitud científica, conciencia universitaria y visión actualizada, para develar la realidad y transformarla con conciencia solidaria. Miembro de La Paz Querida. roasuarez@yahoo.com.

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.