El manuscrito

Noticias destacadas de Opinión

El documento está fechado el 18 de julio de 2017 y dirigido al entonces fiscal general, Néstor Humberto Martínez. Está escrito en papelería formal y en cada una de las páginas aparece el logo “Cadena & Asociados, Law Office”. Es de tres páginas, está hecho a mano, sin nombre, y tiene fecha y sello legible de recibido por la Fiscalía el mismo día que fue escrito.

Es una declaración donde dice el firmante que está dispuesto a dar información “útil para la investigación del proceso que adelanta la Fiscalía en contra del señor Santiago Uribe Vélez”.

El testimonio hace referencia a una supuesta entrevista que tuvo el testigo con el señor Iván Cepeda y un supuesto pedido del senador para que el firmante declarara en el caso de los 12 Apóstoles. “Me pidió (Cepeda) que dijera que yo había estado reunido con Santiago Uribe en El Poblado en Medellín, lo cual es falso ya que nunca me he reunido con él, ni con el presidente Uribe”.

Agrega el testimonio: “Iván Cepeda me ofreció protección, me dijo que me iba a dar lo mismo que le había ofrecido a Pablo Hernán Sierra, alias Alberto Guerrero (…) Yo estoy dispuesto a esclarecer la verdad ya que no comparto la política de Alberto Guerrero el cual es una persona que miente”.

El manuscrito finaliza diciendo: “Señor fiscal, estoy dispuesto a recibir a algún delegado suyo para contarle la verdad sobre esta farsa que se le montó a Santiago Uribe para perjudicar al presidente Álvaro Uribe Vélez”, y agrega una firma junto a la cédula de ciudadanía 18′464.XXX.

Pues ese número de documento y la firma que aparece al lado corresponden al exparamilitar Carlos Enrique Vélez Ramírez, uno de los declarantes manejados por el abogado Diego Cadena para beneficiar al senador Álvaro Uribe en el proceso que le adelanta la Corte Suprema por soborno de testigos y fraude procesal.

Es importante recordar que Vélez, conocido con el alias de Víctor y exintegrante del frente Cacique Pipintá de las Autodefensas, ya admitió que lo que dijo en esa carta del 18 de julio es falso y que todo fue por indicación del abogado Cadena. Además, que recibió varios giros y plata en efectivo de manos de Cadena que, según la Fiscalía, llegan a los $40 millones.

Vaya, vaya, vaya.

Vélez ya había dicho en un testimonio en una audiencia presencial ante la propia Corte en 2016, de manera falsa, que Cepeda le había ofrecido beneficios a Pablo Hernán Sierra y a él a través de Sierra. Y, posteriormente, después de ese testimonio, envió dos cartas similares ratificando lo establecido. Pero enfoquémonos en esta del 18 de julio de 2017, ya que de ahí se desprenden varias cosas.

Ese testimonio de Vélez se suscribió y fue aportado al proceso N° 2017-2453-5 donde es sindicado Santiago Uribe por el delito de homicidio agravado, y mediante memorial de solicitud de pruebas del abogado Jaime Granados se pidió la declaración de Carlos Enrique Vélez con base en la carta reseñada, testimonio que no se decretó en la audiencia preparatoria del 13 de octubre de 2017.

Es por esto que la Corte pudo determinar que no es independiente la gestión que se desplegó por parte de Diego Cadena en nombre y representación del senador Uribe Vélez para allegar elementos de prueba al proceso 38451, con las actuaciones penales que se adelantan en contra de su hermano Santiago.

No para ahí.

El mismo día que Diego Cadena buscó a Vélez para que firmara esa declaración para el proceso de Santiago Uribe Vélez, ese mismo día, también entregó un poder que le confirió el mismo Carlos Enrique Vélez como apoderado del exparamilitar, demostrando que por su declaración falsa no solo le estaba pagando sobornos —o viáticos, como los llama el abogado—, sino regalándole su asesoría jurídica, lo cual también es ilegal.

Es decir, Cadena se presentó como abogado del testigo que iba a favorecer al hermano de su cliente, el expresidente Uribe, y, como dice la Corte, eso es “una actuación absolutamente irregular y particular si se tiene en cuenta que Vélez no era procesado sino potencial testigo”.

Pero en ese punto la Corte se hace una gran pregunta y es cómo se conocieron Cadena y el exparamilitar Vélez. “En efecto, no sería entendible que entre dos desconocidos, Cadena y Vélez, en tan escaso tiempo, tal vez algo más de media hora, logren elaborar una carta con un contenido que no es corto ni simple y un poder, si no es porque quien visita viene referido de un conocido”.

La Corte pudo determinar que quien les hace la presentación es el abogado Samuel Sánchez Cañón, “quien a su vez sería referido a Cadena Ramírez por Mario Uribe Escobar, con quien se sabe tuvo contacto y conversación en el mes de febrero de 2017, cuando fueron a la casa en Rionegro del senador Álvaro Uribe Vélez”.

Ese vínculo lo ratificó en su indagatoria el senador Uribe, cuando mencionó que supo de la existencia de Carlos Enrique Vélez porque Diego Cadena le manifestó que un abogado cercano a él fue quien le dio la información relativa a esta persona presa.

Pero ahora quieren cambiar la versión y decir que fue Vélez quien buscó al abogado Cadena y los extorsionó, incluso cuando Cadena presentó un poder para ser su apoderado.

Increíble.

En especial, por un detalle que es bien interesante y es que ese manuscrito entregado a la Fiscalía en papelería de la oficina del abogado Diego Cadena fue escrito de su puño y letra.

Pese a que el exparamilitar Vélez sabe escribir y tiene incluso buena letra, fue el abogado quien escribió la carta de su propia mano con las palabras que quiso usar e incluyendo los mensajes que necesitaba que dijera para favorecer a Santiago Uribe Vélez y a su cliente el expresidente Uribe. La estrategia del senador ahora es construir el discurso de que está secuestrado por una Corte mafiosa, ya que no existen evidencias en su contra.

La verdad es otra y es que la Corte Suprema tiene bien analizada la evidencia, que es contundente. Como este manuscrito, que lo único verdadero que tiene de Vélez es la firma y el número de cédula mientras todo lo demás, que es falso, viene del abogado Diego Cadena.

@yohirakerman, akermancolumnista@gmail.com

Comparte en redes: