Por: María Teresa Herrán

El metro y otras maneras de embolatar

QUIENES VOTAMOS POR SAMUEL Moreno para Alcalde de Bogotá, porque creímos que iba a darles continuidad a las tres alcaldías anteriores, pero además, impulsar un mayor desarrollo de la capital, estamos arrepentidísimos.

Quienes votaron por Samuel Moreno porque pensaron que les iba a dar metro, deberían estar doblemente arrepentidos. Pero, además, porque sólo hasta 2016 habrá resultados tangibles, mientras que las principales licitaciones se adjudicarán antes de finalizar el actual período.

Quienes creen todavía que un metro en Bogotá es como lo muestran los noticieros de televisión, con espectaculares imágenes virtuales, o de Tokio y Singapur, deberían empezar a aterrizarlo, detallar sus rutas y el papel que desempeñaría en un sistema de transporte integrado a la criolla.

Quienes creímos que Samuel Moreno era un producto de la fuerza renovadora del Polo, cometimos el error de olvidar que en las áreas donde manda María Eugenia no manda el Alcalde.

Quienes se preguntan cómo le fue al Polo en Bogotá en la primera vuelta, no deberían apresurarse a creer que sólo fue por el desastre de 140 obras públicas iniciadas al mismo tiempo, sino agregarle la presencia fraternal de la eminencia gris del régimen distrital, Iván Moreno.

Quienes creen en la improbable realidad de que Álvaro Uribe quiera ser alcalde de Bogotá, olvidan que sus estrategias distractoras incluyen la ambigüedad. Deberían más bien averiguar si la razón de ese interés a última hora es el amor por Bogotá o, más bien, la obligación de financiación del 70% que le impone la Ley 310 (Ley de Metros).

Quienes reducen el llamado cartel de contrataciones al cuestionamiento del Contralor deberían preguntarse: ¿qué será lo que tenían los Nulle, que tanto el gobierno distrital como el nacional los favorecieron con ese gran número de contratos?

Quienes padecemos el lamentable estado de las carreteras cundinamarquesas no financiadas por la nación, deberíamos empezar a pedirle rendición de cuentas al discreto Gobernador, que sólo aparece para una foto de una ocasión que llama “histórica” y para decirle al Presidente: “Usted es de esos rieles que ni se doblan ni se oxidan”.

211207

2010-06-30T21:32:05-05:00

column

2013-11-05T15:13:23-05:00

ee-admin

none

El metro y otras maneras de embolatar

37

2288

2325

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Teresa Herrán

¿Qué tiene que ver la independencia?

¿Cuánto pesarán víctimas y paras?

La pasión no construyó a Colombia

Justicia: ¿cambio de estilo o de prácticas?