Por: Jorge Tovar

El Ministerio del Deporte

La semana pasada estuve en Liverpool presentando un trabajo en la European Sport Economics Association Conference. La conferencia, que los europeos organizan sobre el tema desde hace diez años, es una muestra de la importancia que el deporte tiene en la economía actual.

La conferencia se desarrolló en la Escuela de Administración de la Universidad de Liverpool. Una escuela con fuerte énfasis en el estudio del deporte. Desde una perspectiva académica, el mundo europeo y estadounidense ha entendido que la industria deportiva requiere de análisis rigurosos que le dé perspectiva al dinámico mundo del deporte actual.

En la U. de Liverpool, además de los tradicionales MBA y otros programas de maestría, ofrecen tres maestrías específicamente orientadas al deporte. Un Master of Science de administración y negocios deportivos, un MBA sobre la industria del fútbol y un MBA orientado específicamente a las carreras de caballos. ¿Sorprende? Las carreras de caballos son un negocio de tal importancia en Inglaterra, que la industria se acercó a la universidad para solicitar un programa que preparase el capital humano que el sector requiere.

La conferencia contó, por supuesto, con la participación de profesores de Europa y Estados Unidos. Y muchos estudiantes que a un lado u otro del charco están trabajando en su Ph.D. en economía del deporte.

La conferencia en sí fue de lo más interesante. Múltiples trabajos de temas tan variados como la relación del deporte con la salud, apuestas, mercado laboral, identidad nacional o analítica deportiva.

Una de las sesiones que más me llamó la atención fue sobre las cuentas satélites del deporte. En esencia, una cuenta satélite es estimar, a partir de las cuentas nacionales (esas que calcula el DANE), el peso de un sector en particular. En Europa esto lo financia la Comisión Europea. Hay, además, unos interesantes debates políticos que parten de la natural discusión académica sobre la comparabilidad entre países. En particular, a través del Ministerio del Deporte en Francia, hay escepticismo sobre la comparabilidad adecuada de las estimaciones. Pero el debate, en sí mismo, es señal del desarrollo que el tema ha tomado en Europa.

Los resultados en sí mismos son de los más interesantes. El peso del deporte en el PIB europeo era 1,76 % en 2005. En 2012 la cifra alcanzó el 2,12 %. La cifra alcanza el 3,9 % en Alemania y supera el 4 % en Austria. Este último resultado, a priori llamativo, está asociado al esquí, los resorts alpinos y el turismo alemán. Es llamativo también que el componente que más pesa en el PIB deportivo son los servicios educativos, como los que ofrece la Universidad de Liverpool. Por sí solos, estos servicios educativos pesaron el 0,39 % del PIB en Europa en 2012.

Pensando en nuestra querida patria, sí veo necesario un Ministerio del Deporte. Ningún otro sector económico, además de crear riqueza, genera tanta alegría, unidad y cohesión mediante el fomento de la identidad nacional. El deporte requiere ser reestructurado e impulsado.

 

[email protected]

También le puede interesar: "Ordóñez en la OEA: ¿A defender los DD.HH.?"

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

Tiempo efectivo de juego

Bielsa: ¿merece estar en el Leeds?

Pékerman, Messi y Mbappé

Color francés

Suramérica y fútbol: caminos opuestos