Por: Mario Morales
El país de las maravillas

El mito del metro

Escucha "El mito del metro, por Mario Morales" en Spreaker.

Nada tan dañino como esa visión cortoplacista, y tan nuestra, de que algo es algo y peor es nada. La adjudicación para la construcción del metro en Bogotá muestra un efecto planeado, el de ganar por resistencia, cansancio o acumulación.

Bien pudo haberse aprobado un sistema por localidades o hasta por cuadras, como las contrahechas ciclorrutas con el indeleble sello made in Peñalosa, y allá en su interior no faltaría quien se conforme con que había que comenzar por “algo”.

Con ese cuento nos hundieron en el atraso desde Pastrana y su tal troncal de la Caracas hasta la vitrina empañada del inhumano Transmilenio que hoy padece la ciudad.

Fue tanta la cháchara y tomadura de pelo con el metro que terminó convertido en el mito de campaña por encima de otras necesidades de la capital. Y no es para menos; la forma como los candidatos han abordado esa coyuntura habla más de su talante que toda su plataforma y propaganda juntas.

Celebrar a rabiar esa adjudicación, prometiendo continuismo irracional como lo han hecho los dos candidatos de derecha, entre las sombras del procedimiento adelantado, debería dejar preocupados a quienes tenían el voto listo por disciplina o conveniencia inmediata.

Preocupación que aumenta con las adhesiones automáticas y toques a rebato de representantes de otros poderes nacionales, sin pedida de explicaciones por los cabos sueltos y las justas inquietudes que ha despertado lo que, a todas luces, parece ser otra chambonada, como lo ha dado en calificar la sabiduría popular a la hora de decidir si sigue en las mismas y con los mismos.

Sí, se trata de obras, por supuesto, pero sobre todo de cómo planearlas y ejecutarlas. Ni tierra arrasada, ni negación absoluta, ni aplausos gratuitos y dóciles.

Hechas las cuentas, de las candidaturas queda una coherente. Todavía uno de cada tres bogotanos está decidiendo su voto a sabiendas de que ya estuvo suficiente de carameleo, pero también de populistas e independientes mimetizados que solo vean el corto plazo. Ah, y que solo piden que dejen de insultar su inteligencia.

www.mariomorales.info y @marioemorales

887289

2019-10-23T00:00:29-05:00

column

2019-10-23T11:51:38-05:00

[email protected]

none

El mito del metro

17

2989

3006

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Sin más dilemas

Nunca entendieron

A la memoria de Alfredo Molano

El efecto Duque

Lo que nos faltaba