Por: Luis Carlos Reyes

El Nobel de la evaluación de impacto

“¿Cómo estás?”, le pregunté a una colega cuya área de investigación, al igual que la mía, es el desarrollo económico. “Feliz”, respondió, “como si el Nobel me lo hubiera ganado yo”. Esa sensación la comparten muchos especialistas del campo que se formaron estudiando el trabajo de Esther Duflo, Abhijit Banerjee y Michael Kremer, quienes recibieron el premio por su aplicación del método experimental (o de pruebas aleatorias controladas) al análisis de la lucha contra la pobreza. El mismo Banerjee recalcó que el premio servía para destacar no solo su propio trabajo, sino también el de un movimiento de cientos de académicos que le apuestan a este paradigma de investigación.

El premio parecía inevitable, pero quizás en 20 años y no ahora. Duflo es la persona más joven en la historia en recibirlo, pese a que los ganadores suelen estar cerca del final de su carrera de investigación, y suele concederse por contribuciones teóricas, no por trabajos estadísticos centrados en la recolección y el análisis riguroso de datos. Con su decisión, la Academia Sueca envía el mensaje de que no tiene vuelta atrás el cambio de paradigma según el cual la evidencia rigurosa y creíble es tan importante como la teoría económica. Manda también el mensaje de que la evaluación de impacto debe basarse en metodologías que ponen la credibilidad por encima de la complejidad: en la mayor parte de los casos, todas las elucubraciones de la econometría ochentera juntas valen menos que un experimento bien diseñado.

Desafortunadamente, en Colombia la evaluación de impacto rara vez se hace con pruebas aleatorias controladas. Lo usual es que ministerios y agencias gubernamentales busquen evaluar programas ya implementados en vez de diseñar la evaluación desde el inicio del programa, como sería necesario, perdiendo la oportunidad de saber qué cosas funcionan, cuáles no y por qué. Ojalá el mensaje de la Academia les llegue pronto a todos los hacedores de política pública del país.

@luiscrh

886307

2019-10-17T00:00:14-05:00

column

2019-10-17T00:15:01-05:00

[email protected]

none

El Nobel de la evaluación de impacto

37

2155

2192

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Reyes

Más libertad y menos orden

La audacia de vender ladrillos