Por: Tatiana Acevedo Guerrero

El Nororiente de Batichica

Con la condena a Jorge Noguera y la apertura de procesos contra altos mandos del DAS en Magdalena, Bolívar y Atlántico, comienza a descifrarse la cronología de aprendizaje criminal estatal en la costa Caribe.

Es decir, la manera como en esta región, durante los primeros años de la década, una agencia del Estado —su personal, infraestructura, papelería oficial, computadores y sellos— fue utilizada por determinados funcionarios para proteger paras, hacer plata y orquestar homicidios. Es posible pensar que, en el nororiente del país, la “Fiscalía para Norte de Santander y Arauca” vivió un proceso de criminalización similar. Sobre el desvanecido episodio conocemos poco.


Pese a contar con poca experiencia en el campo judicial, Ana Flórez fue nombrada directora regional de fiscalías por el entonces fiscal general, Luis Camilo Osorio. Meses después, sus extravagancias (le gustaba trabajar armada, con peluca y chaleco antibalas) le valieron el apodo de “Batichica”.


En 2004, Flórez y su asistente Magaly fueron descubiertas filtrando información al bloque Catatumbo y condenadas por el delito de concierto para delinquir. Magaly fue apresada y “Batichica” se dio a la fuga. Con los años, nuevos testimonios de exparamilitares llevan a pensar que se trató de algo mucho más complejo que una filtración de información. Algunos jefes del bloque confirmaron que no sólo recibieron la ayuda logística de Flórez, sino que asesinaron civiles con base en sugerencias o listas que ella les proporcionó. Algunos reinsertados describieron también cómo, por solicitud de “Batichica”, se incriminaron inocentes que posteriormente fueron procesados por la misma seccional de la Fiscalía y condenados por la justicia.


¿Por qué este episodio reposa entre el olvido y la total impunidad? ¿Dónde está “Batichica”? ¿Por qué su asistente Magaly, condenada a más de once años de cárcel, fue encontrada hace poco en Venezuela? ¿Qué responsabilidad en la criminalización de la seccional regional le cabe a la Fiscalía nacional? ¿Qué sucedió entre 2002 y 2004 en Norte de Santander?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

La consulta previa

La cuestión social

Al aire

Los bonos del agua

La naturaleza urbana