Por: Claudia Morales

El nuevo presidente de Atlético Nacional

No me gusta el fútbol, me tiene sin cuidado quiénes son los dueños de los equipos o sus técnicos, a Lio Messi lo confundo con Leonardo, no sé si Platini se pronuncia con acento agudo o grave, y así ocurre conmigo y lo que hay alrededor de ese deporte. Eso sí, me divierten los hinchas amorosos y apasionados, los que saben que el goce está en las lágrimas, la fidelidad por su equipo y las carcajadas y no en la agresión, y es a ellos a quienes dedico esta columna.

Dicho eso, me permito citar lo siguiente: “Tenemos que decirles a los ibaguereños y tolimenses que los Juegos Nacionales de este año van a ser históricos. La implementación, que es de última generación, se quedará acá. Los escenarios son de talla internacional y la inversión fue de 139 mil millones”. Eso dijo Andrés Botero el 6 de noviembre de 2015 cuando era director de Coldeportes. El miércoles de esta semana, al señor lo nombraron presidente del Atlético Nacional.

Hagamos un ejercicio de memoria. Desde finales del año 2014, mis colegas de Elolfato.com, miembros de la sociedad civil, la Personería de Ibagué, nosotros en La Luciérnaga, advertimos que lo que estaba ocurriendo alrededor de la contratación y planeación de los juegos terminaría en un gran elefante blanco. El señor Botero, entre otros, siempre fue enterado de las irregularidades que concluyeron en que la ciudad nunca tuvo un solo escenario terminado para la fecha en que empezaron los Juegos (y así siguen hasta la fecha). Eso mismo lo denuncié en mi columna “El robo de los Juegos Nacionales en Ibagué”, el 3 de marzo de 2016.

¿En qué vamos hoy? El cientos de veces denunciado abogado Orlando Arciniegas, cerebro de las adjudicaciones de los Juegos, fue condenado a 36 años de cárcel; el exgerente de la empresa española Typsa admitió pagos de sobornos a funcionarios locales y nacionales; la directora de fiscalías del Tolima aseguró que las coimas fueron de entre 20 mil y 30 mil millones de pesos. Y aquí entra el nuevo presidente de Nacional: Botero, a pesar de que ha pasado de agache gracias a la inacción de la justicia, tiene un proceso de responsabilidad fiscal pendiente en la Contraloría General, que consideró que “hubo unas medidas ineficaces e ineficientes del director de Coldeportes de la época, de los dirigentes municipales y de la gerencia del Imdri. Ya se ha determinado que la administración de los recursos fue ineficiente y antieconómica”.

El señor Botero podrá decir en su defensa, al igual que quienes lo contrataron, que la justicia no ha fallado nada en su contra. Y tiene razón, y esa es la salida fácil de todos los ineptos y corruptos que pasan por los puestos públicos, más cuando están amparados por el presidente de la República, lo cual además les da luego carta blanca para acceder, cómo no, a un cargo privado como la presidencia de un equipo de fútbol nacional.

Como sabemos que la costumbre es que los peces gordos no asuman responsabilidad y la decencia es una virtud inexistente en el contexto que les describo, apelo entonces a los hinchas para que investiguen y concluyan quién es el personaje que manejará los recursos de su querido equipo. Y para que presionen al único ente que algo empezó a escarbar pero, por lo que veo, también se está durmiendo en sus laureles. De ustedes, ahora más que de nadie, depende la presión para que no se sume este como otro de los miles de casos de impunidad.

@ClaMoralesM

* Subdirectora de La Luciérnaga.

687096

2017-03-30T22:00:55-05:00

column

2017-03-30T22:14:46-05:00

[email protected]

none

El nuevo presidente de Atlético Nacional

41

4039

4080

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Claudia Morales

“Héroes” de la patria

“Tiempos recios” en Colombia

Crímenes convertidos en paisaje

Son la injusticia y la corrupción, idiota