Por: Felipe Zuleta Lleras

El oportunismo y la lengua

Frente a la decisión de la Fiscalía General de la Nación de llamar a interrogatorio a 17 concejales de Bogotá, para investigar algunos posibles hechos de corrupción, se han presentado toda clase de reacciones que me atrevo a calificar de oportunistas.

Los candidatos Petro y Parody, de frente, pidieron que se le quitaran los avales a los investigados, independientemente del partido al que representan. Esa actitud en ellos dos es coherente pero populista. Peñalosa, Luna y Galán, por su parte, dijeron que deben esperar a que las investigaciones continúen hasta que la justicia tome una decisión de fondo, pues estas diligencias son apenas el inicio de un proceso. Digamos que en estricto derecho estas conductas son las apropiadas, pues un llamado a interrogatorio jamás es una condena. Pero cuando Samuel Moreno fue llamado a interrogatorio, los cinco salieron a la opinión pública y lo condenaron. Todos, por obvias razones, para conseguir más votos. Esa actitud claramente refleja el oportunismo característico de los políticos. Nadie, sin un proceso penal, puede ser condenado por el solo hecho de ser citado a interrogatorio. Por lo mismo, no pueden condenar ni los políticos oportunistas ni los medios de comunicación. Y en el caso de Samuel tanto los unos como los otros lo han hecho a sus anchas, los primeros para conseguir más votos y los periodistas con el afán de conseguir chivas.

Hay que ver hoy a muchos de los concejales llamados a interrogatorio rasgándose las vestiduras, cuando muchos, entre ellos Antonio Sanguino, condenaron desde el primer día al alcalde Moreno. Y me da pena decirlo, pero como dicen popularmente, “la lengua es el azote del culo”.

Otro caso para enmarcar, por lo oportunista, es que muchos salieron a decir que la decisión de la Fiscalía había sido tomada con fines políticos para beneficiar a unos candidatos y perjudicar a otros. Tal vez esos críticos de oficio de la fiscal Morales no han caído en cuenta de que los 17 concejales pertenecen a casi todos los partidos. Eso descarta de plano que la Fiscalía haya decidido abrir estas investigaciones con fines distintos a los de conocer quiénes han incurrido en casos de corrupción.

Pero si la fiscal hubiera llamado a interrogatorio a estos concejales una vez reelegidos, entonces esos mismos oportunistas hubieran salido a lamentarse y a decir que cómo así que la Fiscalía esperó a que fueran electos para llamarlos a los procesos penales. Porque con los políticos oportunistas y mentirosos, siempre se sale perdiendo. Agarrar a un político en una exactitud es dificilísimo. Pero tal vez sea la Fiscalía en este caso la única capaz de cogerlos en la verdad: sí, que muchos de ellos utilizaron su condición de concejales para enriquecerse indebidamente.

Notícula. Conmovedoras las crónicas sobre los falsos positivos en el libro Inventario de asombros, promovido por el expersonero de Soacha y hoy candidato a esa Alcaldía, Fernando Escobar.

Twitter. @fzuletalleras

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Los peligros acechan

El fiscal general y el caso Prieto

Petro el subordinado

La dosis personal de…

La polarización del país